que-son-los-antioxidantes-y-por-que-los-necesitamos

Últimamente cada vez más personas desean conocer qué son los antioxidantes y cómo seguir una dieta rica en ellos para disfrutar de una buena salud y prevenir posibles enfermedades.

De hecho, esta es una de las claves para frenar el envejecimiento prematuro, tanto en el interior, como en el exterior.

Es decir, para tener una piel radiante y joven incluso a los 50, es importante ingerir antioxidantes a diario. 

Pero, ¿qué son realmente los antioxidantes? Para poder entender eso, primero hay que hablar de los radicales libres.

¿Qué son los radicales libres?

Los radicales libres son átomos inestables con uno o más electrones desapareados. Por eso, su objetivo es estabilizarse y para ello, roban electrones de otros átomos estables.

Lo que ocurre es que, al hacer esto, desestabilizan estos átomos, que, en su turno, se convierten en radicales libres.

Eso conlleva a un efecto en cadena, conocido como estrés oxidativo

El efecto de los radicales libres empieza a ser problemático, cuando estos se ponen a robar partes de nuestras células y hasta del proprio ADN. 

En el ADN se guarda toda nuestra información genética – desde el color de nuestros ojos hasta las instrucciones de funcionamiento de nuestro hígado. Es decir, si el ADN se altera, nuestro cuerpo no va a saber a funcionar correctamente, simplemente porque le faltarán las instrucciones.

Y es justo eso lo que pasa cuando los radicales libres roban parte del ADN. Las células llegan a reproducirse de forma errónea, lo que conlleva a graves enfermedades degenerativas.

¿Cómo se producen los radicales libres?

La parte interesante es que nuestro propio cuerpo produce radicales libres. 

Quizás te preguntes: “¿pero si son tan malos, por qué los producimos?

La respuesta es que, aunque parezca contra intuitivo, los necesitamos para sobrevivir, al protegernos frente a ataques externos, como bacterias o virus. Los radicales libres forman, de hecho, parte de nuestro sistema inmunitario.

Además, los radicales libres se producen también como parte del metabolismo, en el proceso de convertir la comida que ingerimos en energía para nuestras células.

Por lo tanto, los radicales libres son esenciales para vivir. Pero, tener demasiados  supone un gran riesgo para nuestra salud, al provocar un desequilibrio en el cuerpo.

Esto ocurre cuando estamos expuestos a demasiadas fuentes externas de radicales libres, que conllevan al efecto en cadena mencionado antes.

¿Cuáles son las principales fuentes de radicales libres?

Las principales fuentes de radicales libres son: 

    • la contaminación del aire
    • el humo de cigarrillo
    • la radiación solar
    • el alcohol
    • los pesticidas
    • la comida procesada
    • solventes industriales
    • el estrés

Aunque es posible reducir nuestro contacto con los radicales libres, es imposible evitarlo por completo, ya que están en todas partes, incluso en el aire que respiramos.

Además, al estar expuestos a diario a varias de estas fuentes, el nivel de radicales libres supera los limites saludables. Los tejidos de nuestro cuerpo empiezan a destruirse y tarde o temprano se observan las consecuencias.

Desde una piel envejecida, con arrugas o manchas, hasta una falta de energía, un nivel elevado de inflamación, problemas cardiovasculares o catarata.

Estarás de acuerdo conmigo que nadie quiere llegar a este estado, ¿no? Por eso, es muy importante prevenir el ataque de los radicales libres en nuestro cuerpo. Porque, como en todo, prevenir es siempre mejor que curar.

¿Cómo combatir los radicales libres?

Afortunadamente, hay una forma de neutralizarlos antes de dañarnos.

Aquí es donde entran en juego los antioxidantes. Estos son el opuesto de los radicales libres, al ser unas partículas tan majas como para regalar parte de sus electrones a otros átomos con el fin de equilibrarse.

De esta forma, los radicales libres se ponen contentos y no necesitan más robar. 

Como ya hemos entendido, es imposible no estar expuestos a radicales libres. Entramos en contacto con ellos cada día. Es por eso que para contrarrestarlos, la única forma es de proveer nuestro cuerpo a diario con antioxidantes.

Nuestro cuerpo solo puede producir pequeñas cantidades de algunos antioxidantes. Por lo que, para obtener la cantidad necesaria, hay que aportarlos mediante alimentos antioxidantes.

¿Qué son los antioxidantes esenciales?

Los antioxidantes esenciales son aquellos que nuestro cuerpo no puede producir por sí mismo y que debemos traer de fuera, mediante la comida.

Hay cientos de tipos diferentes de antioxidantes y todos trabajan juntos, en una red. Es decir, su rol no es intercambiable, sino que los necesitamos a todos en ciertas cantidades.

Imagina un equipo de fútbol, donde cada jugador tiene una función y solamente trabajando en equipo conseguirán ganar. Asimismo, cada antioxidante necesita de otros para fortalecerse y poder luchar contra los radicales libres.

La buena noticia es que los alimentos antioxidantes antienvejecimiento contienen varios tipos de antioxidantes a la vez.

Por ejemplo, los pimientos rojos no son solamente ricos en vitamina C, sino también en vitamina A, E, luteína, capsantina y carotenoides.

¿Qué funciones y propiedades tienen los carotenoides?

Siempre cuando haya un ataque en nuestro cuerpo, hay algunos antioxidantes que son los primeros en reaccionar para defendernos. Por eso, ellos constituyen nuestro muro de defensa.

Cuanto más fuerte sea el muro, menores probabilidades tenemos de enfermar e incluso el proceso de envejecimiento es más lento.

Este muro de defensa se constituye principalmente por los carotenoides, conocidos también por su rol en el mantenimiento de una buena salud ocular.

Estos potentes antioxidantes se encuentran especialmente en la fruta y la verdura de color rojo, naranja y verde, como por ejemplo pimientos, boniatos, zanahorias o albaricoques.

Alimentos ricos en Vitamina C

Otro potente antioxidante es la vitamina C, que es esencial para fortalecer el sistema inmunitario y óseo. Es también clave para tener una piel joven, sana y radiante, al promover la producción de colágeno – la proteina antiedad. 

Por eso, recomiendo incluir alimentos ricos en vitamina C en tu dieta diaria, empezando por el desayuno.

Entre las frutas y verduras ricas en este antioxidante nombramos el açaí, los pimientos, la semillas de goji, el kiwi, las fresas y los cítricos. 

Una excelente forma de asegurar la dosis óptima diaria de vitamina C es a través de una bebida antioxidante, tomada cada mañana. Basta con un solo chupito al día para fortalecer tu muro de defensa, aprovechando el poder de esta vitamina. 

El glutatión o el antioxidante estrella

El glutatión es un poderoso antioxidante compuesto por 3 aminoácidos – glutamina, glicina y cisteína – que se encuentra en todas las células de nuestro cuerpo. 

Lo que lo hace único es que puede ser producido por nuestro hígado, lo que no ocurre con el resto de antioxidantes. 

Además de ser involucrado en la fabricación de nuestro ADN, el glutatión tambien juega un papel clave en el desarrollo del sistema inmunitario y en la regeneración de las vitamina C y E

Otras de sus propiedades son la formación de células de esperma y la mejor digestión de las grasas.

Pero la razón por la cual se le conoce como una verdadera sustancia antiedad es porque ayuda a la apoptosis – la muerte celular sin la cual no sería posible la regeneración.

El brócoli, la coliflor, las coles de Bruselas, el ajo y la cebolla son algunas de las verduras que fomentan la producción natural del glutatión. Otros alimentos son los huevos, las nueces, las legumbres, el pescado y el pollo.

Los polifenoles y el antienvejecimiento

Los polifenoles son potentes antioxidantes encontrados en plantas. Su consumo se relaciona a la longevidad, dado que tienen el poder de prevenir y hasta revertir el daño celular causado por los factores del medio o estilo de vida poco saludable.

Hay más de 8000 tipos de polifenoles, algunos de los cuales son los flavonoides, las catequinas, el resveratrol o los capsaicinoides.

Todos se han mostrado a prevenir enfermedades, al mejorar la presión arterial y la circulación, reducir la inflamación crónica y controlar los niveles de azúcar en la sangre.

Por eso, recomendamos especialmente a las personas diabéticas, con problemas de colesterol alto o con un sistema inmunitario deficitario a consumir polifenoles a menudo.

Algunas de las mejores fuentes son el té verde, el pimentón, las uvas, los cereales integrales y las frutas del bosque.

Propiedades del zinc

El zinc es un mineral esencial, que nuestro cuerpo no puede producir ni almacenar, por lo que hay que ingerirlo constantemente a través de la dieta.

Este mineral se encuentra en cada una de nuestras células y es necesario para el funcionamiento de más de 300 enzimas.

Sin él, varios procesos como el metabolismo, la digestión o el sistema nervioso no funcionarían bien.

Además, el zinc juega un papel clave para el desarrollo del sistema inmunitario y puede ayudar a tratar el acné.

El zinc, junto a los antioxidantes luteína y zeaxantina protege nuestros ojos frente a la degeneración macular. 

Especialmente hoy en día, cuando pasamos varias horas al día en frente de una pantalla, es importante cuidar nuestra vista.

Los alimentos más ricos en zinc son el marisco, el pescado, la ternera, el pollo, las legumbres, los huevos, las nueces y semillas. También se encuentra en verduras como setas, espárragos o kale.

Alimentos altos en antioxidantes

La lista de antioxidantes es casi infinita. Desde vitaminas como la A y E, minerales como selenio y manganeso y hasta sustancias como la coenzima Q10, parece imposible memorizarlos todos.

Sin embargo, hay una manera fácil de asegurarte que los consumes: comer a diario verdura, fruta y especias de varios colores, como el perejil, tomillo, pimentón o cacao puro.

Conclusión sobre qué son los antioxidantes

En definitiva, comer alimentos ricos en antioxidantes cada día es esencial para contrarrestar el daño causado por los radicales libres.

Si quieres disfrutar de una buena salud, tener más energía y frenar el envejecimiento prematuro, planifica tus comidas de tal forma como para incluir al menos un alimento antioxidante en cada plato.

10% de descuento

Recibe un 10% de descuento en tu primer pedido y nuestros consejos para mejorar tu estilo de vida al suscribirte a nuestra Newsletter.

NOTA DE TRANSPARENCIA: En ocasiones incluimos productos que creemos que son útiles para nuestros lectores. Si compras a través de los enlaces que añadimos, es posible que ganemos una pequeña comisión. Este es nuestro proceso.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo en las redes sociales!
×