como-mejorar-la-vista-cansada-mujer-joven

La salud de nuestra visión es algo que solemos dar por sentado y no damos bastante importancia si tenemos la vista cansada. No nos damos cuenta de la presión y el esfuerzo que ejercen nuestros ojos, especialmente en la actualidad.

El aumento de los dispositivos electrónicos con pantalla, la contaminación del aire y la esperanza de vida prolongada afectan a nuestra visión a lo largo del tiempo. Pero, ¿cómo podemos mejorar la vista? y ¿qué puedo hacer para ver mejor?

En este artículo aprenderás a cuidar tus ojos de forma sencilla y natural. No hablaremos de cirugías ni tratamientos dolorosos. ¡Empezamos!

¿Qué es la vista cansada?

La vista cansada o presbicia significa la dificultad para enfocar o ver con claridad aquello que te rodea. Se produce por la falta de elasticidad del cristalino, una lente natural que se dobla según envejecemos.

Se empieza a notar sobre todo a partir de los 40 años. Pero, es a partir de los 55 años cuando prácticamente todo el mundo empieza a tener dificultades para enfocar correctamente de cerca.

Por suerte, no es una enfermedad y no requiere tratamiento médico, sino una consecuencia lógica de la evolución visual. Aunque se puede corregir usando gafas de ver con lentes graduadas, la clave está en la prevención.

A lo largo de este artículo, compartiremos contigo sencillos ejercicios para reducir la vista cansada.

¿Cómo saber si tengo la vista cansada?

Normalmente, las personas se dan cuenta si tienen la visión cansada cuando tienen dificultades para ver con claridad de cerca.

Es en ese momento cuando no consigues apreciar los detalles de los objetos que tienes delante. Por consiguiente, tienes a alejarte o a separar los brazos para ver mejor.

Con el paso de los años, tiende a empeorar. Si no se buscan soluciones efectivas a corto plazo, cada vez se sienten antes los ojos doloridos, débiles o pesados. Incluso, puede provocar dolores de cabeza.

Si estás leyendo este artículo de blog, es porque te preocupa tu salud y buscas cómo mantener una vista joven durante más tiempo. O quizás ya empiezas a notar estos síntomas y buscas una solución al respecto.

En ambos casos, estamos convencidos de aportarte el suficiente valor para mantener una buena salud ocular.

¿Qué causa la vista cansada?

Son muchos los factores para explicar por qué sientes los ojos cansados y borrosos. Los más comunes son por:

  • falta de sueño,
  • alergias,
  • pasar demasiado tiempo delante de una pantalla,
  • realizar sin descanso una actividad que requiera enfocar bastante la vista (como hacer una puzzle, coser, pintar, leer, conducir),
  • estar en lugares con poca iluminación.

La principal causa de la fatiga ocular: fatiga visual digital

Vivimos tan conectados a las pantallas de los distintos aparatos inteligentes que los oculistas han bautizado un nuevo síndrome: la fatiga visual digital.

Se considera fatiga visual digital, o Síndrome Visual Informático, el mal funcionamiento de la vista causada por mirar durante largos periodos de tiempo una pantalla. Ya sea la de un ordenador, tablet, teléfono inteligente o videoconsola.

Lo peor de todo es que es un síndrome que va a más, a medida que cada vez hacemos más uso de dispositivos digitales de mano. El uso del ordenador se está reemplazando con la utilización de smartphones.

Al ser estos dispositivos más pequeños, requiere una mayor concentración de la vista y, por lo tanto, un mayor desgaste.

Por no hablar de que solemos parpadear menos delante de un teléfono móvil y lo miramos con mayor frecuencia que cualquier otro dispositivo.

De hecho, en general parpadeamos aproximadamente 18 veces por minuto. Pero, eso se reduce a la mitad si estamos delante de una pantalla.

¿Cuáles son los síntomas de la vista cansada?

Los signos más comunes de la vista cansada, sobre todo por el celular o computadora, son:

  • Ojos secos o llorosos,
  • Visión cansada y borrosa,
  • Picor e irritación,
  • Dolor de cabeza,
  • Dolor muscular y
  • Mayor sensibilidad a la luz.

Lógicamente estos síntomas tienen graves consecuencias en tu salud. Entre las más destacadas es la falta y peor calidad del sueño. Eso agrava la situación con el paso de los días y reduce drásticamente la productividad laboral.

¿Cómo recuperar la vista cansada?

Por lo general, cuando padecemos algunos de los síntomas que acabamos de mencionar, con sencillos ejercicios se puede corregir esa molestia o dolor.

No obstante, en otras ocasiones la fatiga ocular es la causa subyacente de un problema mucho mayor. Por eso, te animamos a visitar a tu oculista o médico si estas molestias son recurrentes y perduran.

A continuación, veremos cómo podemos aliviar la fatiga y fortalecer la vista gracias a remedios caseros y naturales.

Ejercicios para mejorar la vista cansada

Buscamos como mejorar la vista cansada. Por suerte, hay bastantes trucos y ejercicios oculares para recuperar la visión perdida.

Sin necesidad de pisar un quirófano o ser sometidos a tratamientos invasivos, podemos mejorar la visión a través de remedios naturales. Como por ejemplo:

Tomarse descansos con frecuencia

Hay momentos a lo largo del día que estamos tan centrados en una tarea que nos absorbe. Ya sea analizar datos, completar la misión de tu videojuego favorito o simplemente no parar de hacer scroll en Instagram.

Actividades como estas pueden hacernos no perder la vista de ellas. Para evitarlo, debemos ser conscientes y hacer descansos a menudo. Sobre todo, si la actividad requiere estar sentado y delante de un ordenador.

Es recomendable como máximo levantarse y mirar al punto más lejano posible cada 20 minutos. Lógicamente cuanto antes se reduzca, mejor. Esta acción aporta grandes beneficios a tu salud.

Si no puedes o quieres levantarte de tu silla, también puedes descansar la vista. Levanta la mirada y fija un punto lo más lejano posible.

Cuando lo hayas encontrado, mira hacia arriba, abajo y ambos costados del punto lejano elegido. Repite este ejercicio 3 veces o durante 1 minuto. Ponte una alarma para dedicar el tiempo necesario.

Para relajar la visión, también ayudan los siguientes ejercicios oculares:

  • Darte un masaje suave y circular sobre los párpados.
  • Relajar los músculos faciales, abrir y cerrar los ojos unas 20 veces para mejorar la hidratación.
  • Si tienes los ojos muy secos o enrojecidos, aplicarte gotas mejorará la hidratación ocular.
  • Hacer ejercicios de enfoque y acomodación. Coloca el dedo índice derecho delante del ojo a una distancia del codo y el dedo izquierdo a 10-15 cm detrás del derecho. Ve alternando la posición de los dedos a un ritmo estable y suave durante 1 minuto.

Desconexión digital

En los últimos años, se han puesto de moda los retiros y escapadas rurales. Lo que se busca es olvidarse del estrés frenético de las grandes ciudades durante unos días, mientras se está en contacto con la naturaleza.

Lo mismo ocurre con la tecnología, lo que se conoce como “digital detox“. Cada día hacemos un mayor uso de herramientas digitales para hacer nuestra vida más cómoda y fácil. El problema surge cuando se convierte en una adicción, como cualquier otra droga.

En Europa, el 48% de los usuarios de redes sociales ya han probado a “desintoxicarse digitalmente” para tomarse un descanso temporal. Desactivan sus perfiles o reducen el tiempo que pasan usando dispositivos para prevenir los efectos de la exposición excesiva a las pantallas.

Nuestras recomendaciones para desconectar digitalmente son las siguientes:

  • Desactivar todas las notificaciones no esenciales de tus dispositivos.
  • Limitar su uso a un momento concreto del día.
  • Al menos dos horas antes de irte a dormir, pon el teléfono en modo avión y no estés expuesto a ninguna pantalla. Aprovecha ese tiempo para estar con tu familia, leer, hacer un hobby, incluso meditar.
  • Haz más ejercicio físico o sal a dar un paseo y tomar el aire durante una hora al día.
  • Busca aficiones donde no utilices un dispositivo electrónico, como por ejemplo pintar un cuadro, tocar la guitarra o jardinería.
  • Pasa más tiempo con tu familia y amigos.

No tengas miedo de la oscuridad

Tanto las pantallas como las luces de nuestro alrededor pueden tener un brillo muy perjudicial para nuestra visión.

Lo primero, comprueba la iluminación de tu entorno. Procura no exponerte a luces muy intensas que requieran un mayor esfuerzo de tus ojos.

También, ajusta las luces para que tengan un brillo uniforme al de las pantallas. Tras la puesta del sol, pon activa en tus dispositivos el modo noche para que la luz se ajuste y sea más suave.

Lo segundo, cierra los ojos cuantas más veces mejor y descansa unos minutos en la oscuridad.

Sólo tienes que sentarte en posición cómoda o tumbarte en una habitación oscura al menos 2 minutos. Coloca las palmas de tus manos sobre los ojos cerrados y mantén esta posición mientras mantienes una respiración profunda y relajada.

Procura repetir este ejercicio dos veces al día. Es perfecto tras una sesión de yoga.

Haz que dormir sea una prioridad

“Ya dormiré bastante cuando me muera”. Esta es una de las declaraciones que hacen personas para justificar su falta de sueño.

Dormir poco tiene gravísimas consecuencias en nuestra salud, también en la vista. Además de realizar los ejercicios anteriores, procura dormir suficiente y tener un sueño de calidad.

Evita las comidas copiosas y pesadas antes de dormir. Preferiblemente, tu última comida del día debería ser de 3 a 4 horas antes de irte a dormir.

Intenta irte a dormir sobre la misma hora y prepárate media hora antes. Ten la habitación bien ventilada y cierra las persianas para mantener la habitación lo más oscura posible.

Por lo tanto, haz prioritario dormir lo que tu cuerpo necesite para funcionar correctamente.

Alimentos buenos para mejorar la vista cansada

La alimentación  juega un papel clave para nuestra salud ocular. En función de los alimentos que ingerimos a diario, podemos favorecer o perjudicar nuestra visión.

Optar por una alimentación saludable y equilibrada, rica en vitaminas y minerales, aporta grandes beneficios para cuidar la vista.

Numerosos estudios científicos han demostrado que los alimentos ricos en antioxidantes ayudan a prevenir y retrasar los problemas de visión.

En cambio, una dieta poco saludable afecta tanto a los ojos como a los músculos y los vasos sanguíneos de su alrededor.

Por ejemplo, el azúcar es uno de los alimentos perjudiciales para la vista. Un alto consumo de azúcar puede dañar seriamente la vista, sobre todo, en quienes tienen diabetes.

Hay quien afirma tener una mejor visión tras el consumo de infusiones o plantas medicinales para la vista. No obstante, no hay suficiente evidencia científica para avalar beneficios oculares a largo plazo.

Por eso, nos centramos en aquellos nutrientes que sí ayudan a mantener el funcionamiento normal de los ojos.

Enumeramos las vitaminas y minerales más beneficios para la vista y en qué alimentos encontrarlos:

Vitamina A

También se la conoce como retinol. Forma parte del mismo grupo que los carotenoides beta-caroteno, licopeno, luteína y zeaxantina.

Los carotenoides son nutrientes muy ricos en antioxidantes. Protegen a nuestras células contra los radicales libres y el estrés oxidativo.

De hecho, la luteína y la zeaxantina son los únicos carotenoides que se encuentran en la retina y el cristalino del ojo humano.

Su ingesta adecuada reduce el riesgo de posibles enfermedades oculares relacionadas con la edad como la degeneración macular y las cataratas. Es más, la falta de estos nutrientes puede causar problemas de vista como fatiga, sequedad, hasta ceguera.

La vitamina A ayuda a mantener sana la membrana transparente que cubre la parte anterior del globo ocular, es decir, la conjuntiva.

También ayuda a tener la córnea en perfecto estado. Además, contribuye la formación de la rodopsina, un pigmento rojizo sensible a la luz ubicado en los bastones retinales.

Esta vitamina está presente en infinidad de alimentos. Para ser fácil de recordar, cuanto más intenso sea el color de la fruta o la verdura, mayor es su contenido en vitamina A.

A parte de los lácteos, huevos o pescado, puedes encontrarla en los arándanos, zanahorias, espinacas, brócoli, boniato, calabaza, guisantes, mango o melón.

Vitamina B

En su conjunto, el complejo de vitaminas B protege la juventud de la mácula. Pero, las vitamina B1 (tiamina), B2 (riboflavina), B6, B12 y el ácido fólico ayudan a proteger los ojos de enfermedades degenerativas.

Sobre todo, la vitamina B2 que protege la conjuntiva (igual que la B12) y reduce el riesgo de cataratas.

Las deficiencias de vitamina B pueden aumentar la sensibilidad a la luz, la inflamación de los ojos y el riesgo de parálisis de los músculos oculares.

Podrás encontrar las vitaminas B en la carne, verduras con hojas verdes, huevos, cereales, frutos secos o legumbres o en suplementos alimenticios.

Vitamina C

La vitamina C, o ácido ascórbico, es uno de los antioxidante principales. Es beneficiosa para el cristalino, reduce el riesgo de cataratas y actúa como protector contra las infecciones y úlceras corneales.

Se encuentra principalmente en los cítricos, como la naranja o el limón, verduras de hoja verde, tomates, kiwi y pimientos. Las súper-frutas como la acerola o las semillas de goji contienen cantidades de hasta 20 veces o más de vitamina C que el resto de frutas.

Vitamina D

Sobre la vitamina D, ayuda a preservar las funciones visuales de la retina, a prevenir la degeneración macular asociada a la edad y a proteger los ojos de la inflamación.

Algunos alimentos ricos en vitamina D son los huevos y los pescados de agua fría, como el salmón o el bacalao.

Procura ponerte unos minutos al día al sol, pero protegiendo tanto tu piel como tus ojos. Aplícate una loción con protección solar y gafas de sol homologadas para prevenir los efectos nocivos de los rayos UV.

Vitamina E

En cuanto a la vitamina E, ayuda a prevenir la visión borrosa, las cataratas y la degeneración macular. También, ayuda a fortalecer los músculos oculares.

Los alimentos con alto contenido de vitamina E son el aceite de oliva, frutos secos, semillas, azafrán o soja.

Zinc

El mineral zinc se considera el mineral más beneficio para la visión. Es un gran antioxidante que ayuda a absorber la vitamina A. Incluso, previene la ceguera nocturna, la degeneración macular y las cataratas.

Está presente en las ostras, carne roja, hígado, levadura de cerveza o el chocolate negro.

Selenio

Se trata de un potente antioxidante que ayuda a absorber la vitamina E.

Lo encontrarás en los frutos secos, sobre todo las nueces de Brasil, marisco, atún fresco, sardinas y bacalao.

Otros minerales que ayudan a mejorar la vista, en menor medida, son el potasio, yodo, cobre y cromo.

¿Qué vitaminas tomar para la vista cansada?

Por varios motivos, la mayoría de personas no alcanzan el nivel óptimo de nutrientes sólo a través de los alimentos. A esto hay que sumarle que cada vez pasamos más tiempo delante de las pantallas.

Lo más aconsejable si deseas prevenir o padeces de vista cansada es complementar tu alimentación con suplementos alimenticios.

De esta forma te garantizas poder obtener todos los nutrientes necesarios para disfrutar de una buena visión. Pero, ¿qué complemento elegir?

Hay multitud de vitaminas para los ojos secos, la degeneración macular, incluso para los ojos miopes.

En nuestro caso, para elegir un suplemento natural, lo tenemos claro. Buscamos que provenga de una empresa con reputación, que haya sido fabricado siguiendo rigurosos estándares de calidad y que sus ingredientes provengan de fuentes naturales.

Como previsores que somos, sabemos que la salud no se consigue por arte de magia. Somos conscientes de que requiere atención constante, adoptar un estilo de vida saludable y complementar una dieta equilibrada con suplementos.

Nos gusta recordar el pasado pero miramos hacia el futuro, ya que hay tanto por explorar y muchos recuerdos maravillosos que crear.

Queremos que nuestra salud ocular sea óptima en esos momentos y buscamos suplementos que nos ayuden a mantenerla. Además de prevenir el impacto de desafíos como el estrés oxidativo y la exposición excesiva a las pantallas, que inevitable cada día estamos más expuestos.

Tras un año tomándolo y apreciar su contribución al funcionamiento normal de nuestra vista, nuestra recomendación es Pharmanex Eye Formula.

¿Qué es Pharmanex Eye Formula?

SPharmanex® Eye Formula es un suplemento con zinc que contribuye al mantenimiento normal de la visión y el sistema inmunitario.

Su fórmula única también incluye selenio, cobre, vitaminas C y E y luteína y zeaxantina (carotenoides de origen vegetal). Todos ellos son unos potentes antioxidantes, para ayudar a proteger las células frente al estrés oxidativo.

Sólo se necesita tomar una cápsula al día para proteger y cuidar nuestra vista.

Aún hay más. El suplemento alimenticio Marine Omega combina a la perfección con Eye Formula, ya que contiene DHA, un ácido graso omega 3.

Un consumo diario de 250 mg de DHA ayuda a mantener un correcto funcionamiento del cerebro y la vista.

El aceite de pescado también puede ayudar al cuerpo a absorber las vitaminas hidrosolubles, como la vitamina E de Pharmanex Eye Formula.

Conclusión

Cada día nuestra salud ocular requiere mayor atención para funcionar correctamente.

Puedes mejorar la vista cansada al aplicar los ejercicios mencionados y siguiendo una dieta sana, rica en antioxidantes.

Pharmanex Eye Formula es un suplemento que puede ayudarte a complementar esta dieta equilibrada. Gracias a una fórmula única con zinc, que ayuda a mantener la visión normal, así como selenio, cobre y vitaminas C y E, que proporcionan protección frente al estrés oxidativo.

10% de descuento

Recibe un 10% de descuento en tu primer pedido y nuestros consejos para mejorar tu estilo de vida al suscribirte a nuestra Newsletter.

NOTA DE TRANSPARENCIA: En ocasiones incluimos productos que creemos que son útiles para nuestros lectores. Si compras a través de los enlaces que añadimos, es posible que ganemos una pequeña comisión. Este es nuestro proceso.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo en las redes sociales!
×