Meriendas saludables que no engordan

¿Qué merendar? 

A lo largo de los años, hemos notado que la mayoría de nuestros clientes y amigos saben más o menos qué comer y cenar, pero tienen dificultades a la hora de elegir qué merendar y al final acaban comiendo siempre lo mismo, sin saber si su elección es o no buena.

 

Meriendas fitness

Antes de todo, me gustaría comentar que la comida no se debería dividir en “buena” y “mala”, sino en “más beneficiosa con respeto a sus objetivos” o “menos beneficiosa”. Por ejemplo, una gran ración de patatas asadas no le sirven a una persona que desea entrar en el estado de ketosis , pero podría ser una buena opción para una persona que se prepara para una larga ruta en la montaña y necesita buenas reservas de energía. Al igual que un trozo de sandía no sería la merienda fitness ideal para un body-builder antes de una competición, pero podría ser una opción genial para una persona deseando algo dulce y refrescante.

Por supuesto, hay ciertos alimentos como las comidas altamente procesadas, los fritos industriales o el azúcar refinado excesivo que se deberían evitar, ya que estudio tras estudio demuestra la correlación entre este tipo de alimentos y varias enfermedades (cardiacas, cerebrales, diabetes tipo 2 etc.).

 

¿Qué alimentos están permitidos y cuáles están prohibidos?

Pero por lo demás, las preguntas ¿una pieza de fruta o mejor un yogur? ¿o mejor un par de frutos secos? ¿pero solamente 5-6 o un puñado entero? se deberían responder teniendo en cuenta su objetivo personal, y no una calificación general entre “permitido” y “prohibido”.

Desafortunadamente,  este tipo de listas y calificaciones son muy usuales en el mundo de la nutrición y para muchas personas, se ha vuelto normal pedirlas, pegarlas en la puerta de la nevera y dejarse guiar por ellas durante un par de días o semanas, hasta darse cuenta que esa no es una forma de vivir, tirarlas o simplemente ignorarlas, pero teniendo siempre un pequeño remordimiento al comer algo de la columna “prohibida”.

 

Qué comer para adelgazar

Algunos objetivos personales a la hora de merendar podrían ser adelgazar o por lo menos no engordar, coger energía antes de un entrenamiento, recuperar fuerzas después de un entrenamiento, tener algo en el estómago para no comer más tarde, prepararse para dormir.

Como se puede notar, hay muchísimos objetivos posibles, para no mencionar la multitud de preferencias culinarias, por lo que no es posible dar una receta universal de la merienda perfecta.

No obstante, hay un par de consejos que me gustaría compartir contigo, independientemente de tu objetivo.

Cuándo comer para adelgazar

Primero, comer cuando realmente tengas hambre, y no solamente porque ya es la hora, porque los demás están comiendo, por aburrimiento o gula o simplemente porque hay comida allí. Antes de merendar, pregúntate si tienes hambre. Si la respuesta es sí, adelante. Pero en el caso de que no, espera hasta notar las señales de hambre de tu cuerpo. En caso contrario, no solamente comerás más de lo necesario, sino que también eres más propenso/a a tener problemas digestivos, dolores abdominales y hasta desarrollar una resistencia a la insulina.

 

Meriendas saludables dulces y saladas

Segundo, elige meriendas equilibradas, es decir que contengan una mezcla de proteínas, hidratos complejos, grasas saludables, fibra, vitaminas y minerales. Algunos ejemplos de tal meriendas son:

·       hummus casero de garbanzos con aceite de oliva virgen extra con zanahorias, pepinos y tomates cherry

·       una tostada 100% integral con aguacate triturado, tomates y semillas de chía

·       un yogur natural con almendras, nueces, arándanos y plátano

·       un trozo de pollo que ha sobrado de la comida con pimientos asados y frutos secos

·       una ensalada con tomate, pepino, atún y aceite de oliva virgen extra

·       un par de galletas caseras de avena con yogur o cúrcuma latte

·       una tostada 100% integral con mantequilla de cacahuete, plátano, fresas y semillas

Para ver más ideas de meriendas saludables, echar un ojo en nuestro Instagram @rcoachlife.

Alimentación consciente

No en último lugar, come conscientemente, es decir enfócate en la comida, sin hacer otras actividades al mismo tiempo (mirar la tele, jugar con el móvil, comer mientras conduces) y presta atención a los diferentes sabores, colores y olores de tu comida. ¿Cuál te gusta más, el tono dulce o salado? ¿Habías notado antes que rica es la combinación de estos alimentos? ¿Cómo te sientes mientras comes eso? ¿Te sabe bien o quizás te sientes un poco pesado/a? Simplemente obsérvate y ¡toma la decisión de tu próxima merienda dependiendo de todo lo que descubres! Al centrarte en tu comida, también notaras cuando ya has tenido bastante y es hora de parar. Si te sientes saciado/a, para de comer aunque tengas un par de trozos más en tu plato. Guárdalos y cómelos más tarde. De esta forma, evitarás sentirte lleno/a después y al mismo tiempo facilitaras la mejor digestión de tu comida. A nadie le gusta tener que desabrocharse el pantalón después de comer y sentirse como si va a explotar. Depende de ti prestar atención y parar antes de que eso ocurra. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *