10 Principios básicos para vivir más joven por más tiempo

vivir-siempre-joven

¿Cómo vivir siempre joven?

Cada vez es más habitual ser abordados con publicidad y encontrarnos con centros clínicos que nos aseguran la eterna juventud. De ahí que, muchas personas no sean capaces de resistirse ante semejante promesa. Por eso, recurren a arreglos rápidos y costosos para cubrir su aspecto desgastado por el estilo de vida que llevan.

Es cierto que la ciencia va evolucionando y vamos conociendo más sobre el cuerpo humano. Pero, la realidad es que muchos científicos están de acuerdo que la forma más saludable para vivir jóvenes por más tiempo reside en nosotros mismos. Es decir, en las decisiones que tomamos cada día.

A continuación, compartimos contigo los 10 principios básicos que aplicamos en nuestras vidas para sentirnos cada día con energía, entusiasmo y gratitud:

1. Decide ser feliz

Una investigación llevada a cabo por la University of Michigan demostró que, a diferencia de la opinión pública, los seres humanos somos más felices en la vejez que a lo largo de nuestra juventud.

Esto se debe a que las adversidades que hemos tenido que pasar en nuestra vida nos hacen más sabios, provocando así una mejor gestión de nuestras emociones.

Por otro lado, la Escuela de Economía y Ciencias Políticas de Londres también quiso realizar una investigación al respecto. Afirmó, que nuestra felicidad alcanza sus puntos más altos a los 23 y 69 años y, los más bajos entre los 40 y 50 años. Por lo tanto, nuestra felicidad tiene una forma de U a lo largo de nuestra vida.

A pesar de los estudios científicos que se hayan realizado, está en nuestras manos decidir ser felices o no. Es decir, nosotros tenemos la capacidad de moderar nuestro estado anímico y decidir en cada momento cómo queremos sentirnos.

Pero, lo que es innegable es que sonreír no sólo mejora nuestra calidad de vida, lo que se traduce en una sensación de sentirse vivo. Sino que, además vas a estar más receptivo para disfrutar cada momento de tus acciones y las personas que te rodean. A esto, hay que sumarle que también somos capaces de quemar más calorías cuando sonreímos que cuando estamos enfadados.

Por lo tanto, el sentirse feliz implica sonreír. Pero, lo interesante es que la relación funciona también al revés. De ahí que, si sonreímos, nos sentiremos más felices. Eso pasa gracias a los procesos internos en nuestro cerebro y a las hormonas secretadas a la hora de sonreír. ¡Pruébalo!

2. Haz ejercicio de forma natural

Nuestro cuerpo está formado por un sistema muscular que nos permite realizar movimientos cotidianos de forma natural, sin poner en riesgo nuestra salud. Eso si lo cuidamos y ejercemos nuestra flexibilidad y movilidad a menudo.

Hay infinidad de disciplinas que nos ayudan a estar en forma a diario, para sentirnos sanos y mantener un peso corporal saludable. Aquí, podemos encontrar yoga, pilates, natación, correr, senderismo, artes marciales, incluso hasta escalada y calistenia.

Para estimular nuestros músculos, lo mejor es variar los entrenamientos y mezclar todas las disciplinas que nos gustan. Además, de esta forma garantizamos 100% diversión y 0% aburrimiento. Por no hablar, sobre los beneficios que el ejercicio tiene para mantenerse joven más tiempo.

Una buena idea para sentirnos bien y motivarnos a la vez, es compartir los momentos activos con unos amigos o familiares. Últimamente, asociamos el quedar con amigos a ir a cenar o tomar algo, pero ¿por qué no quedar para correr o andar en vez? De esta forma, también fortalecemos las relaciones de amistad al superar un reto común.

3. Come de forma variada

¿Has oído hablar alguna vez “come el arcoíris cada día”? Cuando se trata de alimentarnos de forma saludable, nosotros seguimos una regla muy básica: incluir en cada plato alimentos de al menos cuatro colores diferentes. No sólo nos permite comer de forma equilibrada, sino también disfrutar de interesantes combinaciones y sabores.

No existe ningún alimento que contenga todos los macro y micronutrientes necesarios para alcanzar un nivel óptimo de salud. Es decir, cada alimento tiene unas propiedades y un valor nutricional diferente. De ahí que, debamos saber cómo combinarlos. Todo en exceso es malo y esto también se aplica a la comida.

Es sólo cuando tenemos un consumo excesivo de un alimento en concreto que puede conllevar a problemas de salud.

Para vivir joven, la clave está en controlar las porciones, elegir productos frescos y de temporada y optar por métodos de cocción más saludables. Sobre todo eso y mucho más hablamos en nuestra Master Class de Alimentación Saludable.

Por último, también juega un papel muy importante el no comer solo o sola. Al comer en compañía, nos permite masticar más los alimentos mientras mantenemos una conversación y hace que comamos más conscientemente. Sin embargo, cuando comemos solos, tendemos a picar más y a comer mientras vemos la televisión, trabajando delante del ordenador o revisando nuestro smarthphone.

4. Conecta con las personas

Los seres humanos somos seres sociales. Por lo tanto, no estamos genéticamente creados para ser hermitáneos. Porque, es una de nuestras necesidades básicas sentir que pertenecemos a una comunidad y tener la capacidad de relacionarnos con los demás.

Evita la soledad al participar activamente en grupos de interés, dónde compartáis las mismas aficiones, haz acciones de voluntariado o simplemente invita a otras personas a formar parte de tu vida.

Recuerda que solemos ser la media de las cinco personas con las que más estamos en contacto, así que eligelas bien.

Además, hoy en día es más fácil conocer a personas nuevas y participar en eventos insólitos, que nos ofrezcan el sentimiento de aventura, que nos ayuda a sentirnos jóvenes por dentro. Por ejemplo, una breve búsqueda en plataformas como Facebook, Meetup o Eventbrite te ofrecerán ideas para participar en actividades en tu zona.

ser-felices

5. Toma tu dosis de sol

Nuestro cuerpo necesita una dosis diaria de vitamina D para garantizar una correcta pigmentación de nuestra piel. Además, esta vitamina es de vital importancia para la salud de nuestros huesos, músculos y dientes.

Una deficiencia en la vitamina D puede conllevar a dolores de huesos, una densidad ósea reducida y hasta a osteoporosis. Por eso, es importante exponerse al sol al menos 15 minutos al día.

Por supuesto, hay que evitar las horas centrales del día –que coinciden con las de mayor radiación- y utilizar una crema de alta protección solar como ésta.

Sea antes o después de ir al trabajo, o incluso como descanso a media mañana o por la tarde, convertirlo en un hábito salir al aire libre por lo menos 15 minutos.

6. Lee

Leer es una forma excelente, al alcance de la mayoría de personas en el mundo, de expandir nuestro conocimiento hacia nuevos horizontes.

Un gran error que cometen las personas es pensar que su aprendizaje termina cuando se acaba la escuela o la universidad.

Vivimos en un mundo en constante cambio que nos exige adaptarnos en cada momento a diferentes circunstancias que requieren por nuestra parte nuevas habilidades y destrezas.

Leer tiene infinidad de beneficios para nuestra salud mental y ayuda a nuestra mente a mantenerse activa y joven. Por ello, te recomendamos leer por lo menos 15 minutos al día. Hazlo y verás el cambio positivo que puede provocar en tu vida.

7. Aprende a amar, perdonar y dejar ir las cosas.

Igual de importante es amar que saber perdonar. Como seres humanos, solemos aprender principalmente cuando cometemos errores en nuestra vida. Estos errores pueden dañar inconscientemente a otras personas. Por ello, es igual de humano pedir perdón que aceptar dichas disculpas.

Es normal que haya errores de comunicación, especialmente comunicando por medios digitales, en vez de presenciales. Pero, lo verdaderamente crucial es actuar siempre de buena fé, sin tener una intención negativa hacia nadie.

¿Y qué pasa con amar? Llegados al punto de que sólo tienes que deslizar el dedo pulgar hacia tu derecha para conocer a esa posible futura pareja. Muchas personas renuncian a lo que conlleva convivir con otra persona en pareja. De esta forma, se reducen drásticamente las opciones de encontrar a aquella persona que podemos llegar a amar.

Al igual que es una necesidad estar en contacto con las personas, lo es amar y ser amado. Por ello, se receptivo o receptiva para conocer a nuevas personas que aparecen en tu vida con la intención de conocerte de verdad.

8. Maneja el estrés

Hay infinidad de factores que causan estrés, sobre todo en la era digital que vivimos actualmente, dónde estamos desbordados de información y estímulos.

El estrés ocasional que nos motiva a realizar ciertas acciones en nuestra vida o el generado al practicar deporte o mantener relaciones sexuales, es bueno en límites controlados.

El problema reside en el estrés continuado que muchas personas padecen por la presión en su entorno personal y laboral.

El envejecimiento prematuro empieza por una acumulación de estrés, que provoca un aumento de radicales libres por encima de niveles saludables. Para mantenerte joven, es imprescindible que cada día te tomes el tiempo necesario para reflexionar y practicar aquellas actividades que te permiten relajarte.

Para unos puede ser pintar, otros caminar, incluso cantar, tomar un baño caliente o darse un masaje. Por lo tanto, busca aquello que te relaja tanto el cuerpo, como la mente y tomate el tiempo para hacerlo más a menudo.

9. Mantente ocupado/a

A veces, nos agobiamos cuando se nos empiezan a acumular las tareas, sin poder cumplir las fechas límites. Pero, el hecho de no hacer nada a lo largo del tiempo, afecta negativamente a nuestra creatividad, reduce nuestros niveles de energía y hasta positivismo.

Por eso, procura establecer ciertas prioridades en tu vida, en función de lo que te gustaría lograr. Trabaja para conseguirlas, dejando de lado aquellas tareas u obligaciones que te alejan de tus objetivos.

Fórmate, aprende nuevas habilidades, conecta con personas y verás como te sentirás más realizado o realizada, al mismo tiempo disfrutas del proceso

10. Viaja

Si hay una cosa en este mundo la cuál nos hace más ricos cuánto más gastamos, eso es viajar. Viajar no sólo significa conocer sitios nuevos. Viajar es mucho más.

Te permite salir de tu zona de confort, conocer nuevas formas de pensar y ver la vida, descubrir nuevas culturas, hasta apreciar lugares maravillosos que este planeta nos ofrece.

Estudio tras estudio confirman los grandes beneficios que viajar representa para nuestra salud. De ahí, que te animamos a que veas el viajar como una prioridad.

No hace falta esperar hasta poder irte varias semanas a la vez; un fin de semana fuera a menudo ya te sacará de la rutina. Dedícate tiempo a ti, ponte en el primer lugar de tu lista de prioridades y notarás la diferencia, garantizado.

 

¿Y tú, crees que hay otros principios básicos que nos permitan vivir más joven por más tiempo? Si es así, no dudes en hacérnoslo saber en la sección de comentarios.

Suscríbete y recibe nuestros consejos para mejorar tu estilo de vida

Nos gusta crear relaciones largas, duraderas y beneficiosas, por eso no hacemos spam. RCOACH tratará tus datos con MailChimp para enviarte información y publicidad de este sitio web durante el tiempo que permanezcas en la newsletter. Responsable: RCOACH; Finalidad: Gestionar la suscripción de la Newsletter; Derechos: Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, indicados en la información adicional, que puede ejercer dirigiéndose a la dirección del responsable. Información adicional: www.escueladeantienvejecimiento.com 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *