Crema con protección solar – cómo elegirla

Por fin es verano y todos soñamos con disfrutar del sol y del mar, con bañarnos y relajarnos. Pero lo que para nosotros es un sueño, puede convertirse en una auténtica pesadilla para nuestra piel si no la cuidamos. Como hablamos en la entrada de blog hace dos semanas, la radiación solar es una de las mayores fuentes de radicales libres, por lo que la excesiva exposición al sol es una de las principales causas de los signos visibles de envejecimiento prematuro, como las arrugas, las manchas o la decoloración de la piel.

Por ello, es muy importante cuidarnos y elegir un producto de protección solar de alta calidad, tanto como aplicarlo correctamente. Pero hay tantos productos en el mercado, cada uno afirmando ser el mejor, que muchas veces no sabemos muy bien cual elegir y nos dejamos llevar por envases atractivos u ofertas.

En este artículo, aprenderás que tener en cuenta a la hora de elegir el producto con protección solar adecuado.

Primero, el producto tiene que ofrecer una alta protección frente a los rayos UVA y también UVB. Esos son dos tipos de rayos UV, que actúan de forma distinta en nuestro cuerpo. Mientras que la radiación de los UVB solamente ataca a la piel de forma superficial, causando las quemaduras, la radiación de los UVA penetra en profundidad en las capas de la piel y causa el envejecimiento prematuro, desde la decoloración hasta las arrugas.

¿Cómo se aplica la crema correctamente? Es muy importante aplicar bastante cantidad sobre el cuerpo entero unos 15 minutos antes de la exposición al sol, para que el producto tenga tiempo a absorberse en la piel y a protegernos. También, para mantener la protección, hay que volver a aplicar la crema de forma regular, especialmente de después de bañarse, secarse con la toalla o de sudar.

¿Qué es el FPS y cómo elegir el factor adecuado para mí? Este es el Factor de Protección Solar, que indica la capacidad del producto de filtrar los rayos UVB.  Contrario a la creencia popular que un FPS más alto significa un grado mucho más alto de protección, el número indica los minutos que podrás estar expuesto al sol tras haberte aplicado la crema antes de quemarte, en contraposición al tiempo que tardarías en quemarte si no te hubieras aplicado crema.

Por ejemplo, si una persona que se expone al sol y no usa protección solar se quemaría en 20 minutos, la misma persona tardaría 55 minutos en quemarse al usar una crema con FPS 35 (20 minutos + 35) y 70 minutos al usar una crema con FPS 50 (20 minutos +50). El grado de protección solar de las dos cremas es prácticamente lo mismo; lo que cambia es el tiempo de ser protegidos.

Otros factores importantes a la hora de elegir la crema solar son la resistencia al agua, una formulación hidratante y la posibilidad de uso tanto en el cuerpo como en el rostro. Unos ingredientes clave para garantizar una crema de alta calidad son aloe vera (calma la piel), el bisabolol (calma la piel), el extracto de physalis (calma la piel frente a los rayos UV) y astaxanthin (antioxidante potente que nos protege frente a los radicales libres).

Nuestro producto preferido, que combina todas las características mencionadas arriba y que nos enamoró desde la primera aplicación por su textura y alto grado de protección y resistencia al agua es este.

No nos olvidemos que nuestros labios también sufren los efectos del sol, así que aplicar un cacao con protección solar es clave. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *