¿Te gustaría saber si tomar aceite de colza es bueno o malo?

Es importante saberlo, ya que el aceite de colza o canola es un aceite vegetal que se encuentra en infinidad de alimentos y bebidas.

Muchas personas lo evitan ya que cuestionan la forma en la que se produce y les preocupa los efectos que puede tener en su salud.

En este artículo aprenderás si de verdad es saludable o no.

¿Qué es el aceite de colza?

El aceite de colza es el óleo de origen vegetal que se obtiene de las semillas de la planta de colza.

También es conocido como aceite de canola o aceite de nabina (rapeseed oil en inglés). El nombre “canola” proviene de juntar las palabras “Canadá” y “aceite”. Eso se debe a que Canadá es su mayor productor, seguido de Alemania.

La planta de colza (Brassica napus) pertenece a la familia de las brasicáceas, al igual que las coles y surge tras haber cruzado varios tipos de plantas. Su flor, de color amarillo dorado, florece en verano.

¿Cuál es la diferencia entre el aceite de colza y el aceite de canola?

Aunque son sinónimos y se suelen utilizar para referirse al mismo aceite, lo cierto es que son distintos según su composición genética y contenido de ácido erúcico.

¿Por qué el contenido de ácido erúcico es importante? Porque ingerido en grandes cantidades es perjudicial para la salud. De ahí la controversia que le precede.

Son precisamente el porcentaje de ácido erúcico que contenga y su uso quienes determinan qué nombre se da a cada tipo de aceite.

Por eso, para denominarse aceite de canola, su uso debe ser culinario, contener un nivel máximo de ácido erúcico del 2% y cumplir con los estándares alimenticios internacionales.

En cambio, si su porcentaje de ácido erúcico es superior al 2% o se tiene un fin industrial, sobre todo automotriz o químico, debe etiquetarse como aceite de colza.

Por lo tanto, el que sueles encontrar en tiendas de alimentación debería ser aceite de canola.

¿De dónde sale el aceite de colza?

Como acabamos de ver, el aceite de colza sale de la planta de colza. Pero, varios científicos canadienses crearon una versión comestible de esta planta, la planta de canola.

Una planta con diferentes nutrientes y que, en su estado original, cuenta con varios componentes tóxicos llamados ácido erúcico y glucosinolatos.

A lo largo de los años, se ha buscado mejorar la calidad de las semillas de canola gracias al aumento de la fabricación de su aceite.

El problema ocurre cuando en busca de mejorar su calidad se ha modificado genéticamente, lo que se conoce con las siglas inglesas GMO.

Esta forma de cultivo transgénico sirve para aumentar la tolerancia de las plantas a los herbicidas.

Ahora bien, ¿Cómo se extrae el aceite de la colza?

Se siguen distintos pasos en su proceso de extracción según el uso que se le vaya a dar. Por lo general, se siguen los siguientes 7 pasos para extraer el aceite de canola:

  1. Limpieza de las semillas: las semillas se separan de los tallos y se limpian para eliminar cualquier resto de suciedad.
  2. Acondicionamiento y formación de escamas de las semillas: Las semillas se precalientan a unos 35 ℃ y luego se retira la cáscara mediante molinos de rodillos.
  3. Cocción de las semillas: mediante máquinas a vapor se cocinan las semillas durante 15 a 20 minutos a 80 ° hasta los 105 ° C.
  4. Prensado: varias prensas eliminan el 50-60% del aceite de las escamas y dejan el resto para ser extraído por otros medios.
  5. Extracción: las semillas restantes, que contienen entre un 18 y un 20% de aceite, se siguen descomponiendo con hexano, una sustancia química, para extraer el óleo restante.
  6. Desolventizante: para extraer el hexano utilizado de la pasta de canola se vuelve a calentar al vapor a 95–115 ° C.
  7. Procesando el aceite: cuando ya se ha obtenido todo el aceite posible, se refina mediante diversos métodos, como la destilación al vapor, la exposición al ácido fosfórico y la filtración a través de arcillas activadas por ácido.

Además, el aceite de canola que se utiliza para hacer margarina y manteca realiza un paso adicional para cambiar su estructura química. En concreto, se bombean moléculas de hidrógeno al aceite, lo que se conoce como hidrogenación.

¿Qué se consigue con la hidrogenación? Que el aceite se solidifique a temperatura ambiente y extienda su vida útil. Pero, a la vez también crea grasas trans artificiales altamente procesadas y perjudiciales para la salud.

De hecho, estas grasas trans se han relacionado con enfermedades cardíacas, lo que ha llevado a muchos países a prohibir su uso en productos alimenticios.

Información nutricional del aceite de colza

Antes de conocer si es bueno o malo y para qué se usa, es importante conocer su valor nutricional.

El aceite de colza es un aceite puro, por lo que no contiene proteínas ni carbohidratos, pero sí grasas saludables y vitaminas liposolubles.

Una cucharada (15 ml) de aceite de canola aporta:

  • Calorías: 124
  • Grasa total: 14 gramos
  • Grasas saturadas: 1 gramo
  • Grasa monoinsaturada: 9 gramos
  • Grasa poliinsaturada: 4 gramos (un 21% ácido linoleico y un 11% ALA).
  • Vitamina E: 16% del VRN.
  • Vitamina K: 8% de la VRN

Es decir, es:

  • Una gran fuente de vitamina E: un potente antioxidante que apoya la salud de la piel y los ojos.
  • Bajo en grasas saturadas y alto en grasas insaturadas: se relaciona con una mejor salud del corazón.
  • Una buena fuente de ácido alfa-linolénico (ALA): un tipo de grasa omega-3. El ALA es una grasa esencial que se convierte en ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA) en el cuerpo. Una dieta alta en estas grasas está relacionada con los beneficios para la salud del corazón.
  • Rico en grasas omega-6: consumido en cantidad moderadas, favorece la salud en general. Desafortunadamente, la mayoría de las personas ingieren demasiado omega-6, lo que puede provocar inflamación. Hablaremos en detalle sobre esto más adelante.
  • Posible que contenga grasas trans: aunque sus niveles varían mucho, puede tener hasta 4,2% de grasas transgénicas. Las grasas trans artificiales son perjudiciales incluso en pequeñas cantidades. La Organización Mundial de la Salud ha pedido eliminar este tipo de grasas tóxicas en todos los alimentos disponibles en el planeta para 2023.

¿En qué se traduce toda esta información nutricional? ¡Veámoslo!

Alto en grasas omega-6

Al igual que los ácidos grasos omega-3, las grasas omega-6 son esenciales para la salud y realizan funciones importantes en el cuerpo.

Sin embargo, la comida procesada que representa en gran parte la dieta de la mayoría de personas en los países occidentales es muy alta en omega-6 y baja en omega-3.

Ahora bien, este desequilibrio provoca una mayor inflamación en el cuerpo. De hecho, en la dieta occidental actual el ratio es de 15:1, cuando debería ser de 1:1.

Como consecuencia, crece el riesgo de padecer enfermedades crónicas, como Alzheimer, obesidad y enfermedades cardíacas.

En el aceite de canola, la proporción de omega-6 a omega-3 es 2: 1, un ratio no desproporcionado.

A pesar de ello, este aceite se mezcla con otros ingredientes también ricos en omega 6 y pobres en omega 3, lo que empeora la situación.

Para llegar al equilibrio, se deberían reemplazar los alimentos procesados ricos en canola y otros aceites vegetales con fuentes naturales de alimentos integrales de omega-3, como el pescado azul.

Genéticamente modificado

En los alimentos transgénicos o GMO, su material genético ha sido adulterado para introducir o eliminar ciertas cualidades.

Éste es el caso de los cultivos de alta demanda, como son el maíz y la canola. Ambos se modifican genéticamente para que sean más resistentes a los herbicidas y las plagas.

De hecho, más del 90% de los cultivos de canola en los Estados Unidos y Canadá son transgénicos.

Si bien los alimentos transgénicos han sido aprobados para el consumo humano durante décadas, son muchas personas quienes prefieren evitarlos.

Esto se debe a su posible impacto medioambiental, en la salud pública, la contaminación de los cultivos y la seguridad alimentaria.

Altamente refinado

Ya hemos visto como la producción de aceite de canola implica ser expuesto a altas temperaturas y a productos químicos.

Al igual que el aceite de palma o de maíz, el aceite de colza está considerado como aceite químicamente refinado, por las diferentes etapas por las que pasa.

La refinación disminuye notablemente los nutrientes favorables de los aceites, como son los ácidos grasos esenciales, los antioxidantes y las vitaminas.

A pesar de existir aceite de canola sin refinar y prensado en frío, la mayoría de aceites disponibles en el mercado son altamente refinados y carecen de los antioxidantes contenidos en los aceites sin refinar como el aceite de oliva virgen extra.

Veamos qué se hace con este aceite y en qué alimentos se encuentra…

¿Para qué se usa?

Ya conoces que el aceite de canola se usa para hacer margarina y mantecas. Pero en realidad este aceite se utiliza para fines muy variados.

Por ejemplo, como combustible alternativo al diésel, para la creación de neumáticos o como lubricante para maquinaría industrial o agrícola.

En el sector de la alimentación es demasiado común encontrarlo en la lista de ingredientes bajo los siguientes nombres: aceite de colza desnaturalizado, de canola, de nabina o rapeseed oil.

De hecho, se incluye en alimentos tan dispares que van desde bebidas vegetales, hasta aperitivos salados y dulces, pasando por preparados lácteos infantiles, salsas, bollería industrial, congelados o conservas de pescado.

¿Qué productos contienen aceite de colza?

Son tantos los productos de alimentación que contienen este aceite tan controvertido que se necesitaría un artículo solo para esto.

Algunos alimentos populares que lo contienen son:

  • Galletas Oreo
  • Galletas Príncipe Estrellas de chocolate con leche
  • Pan de leche con pepitas de chocolate
  • Tarrito BIO de verduras de Lidl
  • Mayonesa sin azúcar de Prima
  • Salsa Deluxe de Hellmann´s
  • Salsa Cheddar Bacon de Orlando
  • Bebida vegetal de avena Oatly
  • Hummus de pimiento de Aldi
  • Pizzas congeladas del Carrefour o Mercadona

¿Qué pasó con el aceite de colza en España?

Mientras en muchos países europeos, como Alemania o Polonia, el aceite de nabina es muy común y aceptado, en España no ocurre lo mismo.

Se trata de un aceite que parte de la población española intenta evitar a raíz de la intoxicación por aceite de colza en 1981, conocida como la primera gran crisis sanitaria en España.

Pero, ¿cuál es la verdad sobre el aceite de colza? ¿Cómo se produjo aquella intoxicación causada por el consumo de aceite de colza adulterado?

El 1 de mayo de 1981 se produjo la primera muerte por envenenamiento por aceite de colza desnaturalizado.

Un aceite de uso industrial que varios empresarios habían importado de Francia y que se vendía en mercadillos y puestos ambulantes durante meses por el territorio español para el consumo humano.

Ésta intoxicación, que se denominó Síndrome del Aceite Tóxico (SAT), causó un balance de alrededor de 30.000 afectados y 5.000 muertes, según datos de TVE.

Ahora bien, ¿es malo el aceite de colza en general o solo ese que se había usado de forma negligente? ¡Vamos a comprobarlo!

¿Es malo tomar aceite de colza para la salud?

Es muy probable que tengas productos en tu despensa que contengan este aceite, ya que es uno de los aceites más utilizados en la industria alimentaria.

Existe suficiente evidencia científica para demostrar el impacto negativo que el aceite de colza adulterado puede tener en la salud.

Analicemos a continuación qué puede suceder cuando se consume este aceite de forma habitual o en exceso:

Aumenta la inflamación

Varios estudios realizados en animales relacionan el aceite de canola con un aumento de la inflamación y el estrés oxidativo.

En un estudio, varias ratas alimentadas con una dieta de aceite de canola al 10% disminuyeron algunos antioxidantes y aumentaron los niveles de colesterol LDL «malo», en comparación con los roedores alimentados con aceite de soja.

De hecho, la dieta con aceite de canola disminuyó significativamente la esperanza de vida y provocó aumentos considerables de la presión arterial.

Daña en la memoria y aumenta el peso corporal

Otra investigación realizada en ratones concluyó que la dieta rica en canola daña significativamente la memoria y aumenta el peso corporal.

Y en humanos otro estudio con un año de duración demostró que aquellos que reemplazaron todos los aceites refinados con 20-30 ml de aceite de oliva virgen extra por día mejoraron la función cerebral.

Empeora la salud del corazón

En muchas ocasiones se ha podido observar cómo el aceite de canola se promueve como una grasa saludable para el corazón, pero la realidad es bien distinta.

Un estudio realizado en más de 2.000 personas pudo demostrar lo contrario. Se observó como aquellos sujetos que usaban este aceite de forma habitual para cocinar eran más propensos a tener síndrome metabólico que aquellos que rara vez o nunca lo usaban.

El síndrome metabólico es un conjunto de afecciones (niveles altos de azúcar en sangre, exceso de grasa abdominal, presión arterial alta y niveles altos de colesterol o triglicéridos) que ocurren a la vez y aumentan el riesgo a padecer una enfermedad cardíaca.

Esta información contradice otras investigaciones financiadas por la industria de la canola para demostrar sus efectos positivos.

La realidad es que para la realización de estos estudios patrocinados, se emplea un aceite menos refinado prensado en frío. En vez de usar el común que se encuentra en la mayoría de productos del supermercado.

Lo cierto es que es necesaria más investigación científica para saber el impacto del aceite de canola sobre la salud del corazón. No obstante, el análisis independiente realizado hasta la fecha muestra un efecto muy poco favorable.

¿Cuál es peor: el aceite de colza o de palma?

Con perfiles nutricionales similares y obtenidos mediante procesos de extracción parecidos, no hay grandes diferencias entre ambos tipos de aceites.

Se trata de líquidos grasos refinados con potenciales efectos nocivos contra la salud que pueden desencadenar en graves enfermedades.

En conclusión, en ambos casos su consumo debe ser limitado al máximo o reemplazado por otras fuentes saludables de grasa.

¿Qué beneficios tiene tomar aceite de colza?

A estas alturas quizás te estés preguntando: si es tan común, no todo pueden ser desventajas, ¿verdad?

Si bien los supuestos beneficios que se le atribuyen han sido gracias a estudios patrocinadores por su industria, cuenta con tres aspectos favorables:

  • Aguanta altas temperatura de cocción: el aceite de colza se suele utilizar para saltear, freír, hornear y otros métodos de cocción a alta temperatura. La razón es que su punto de humo es alto, por ejemplo superior al del aceite de oliva. Esto se traduce en que no se quema hasta alcanzar los 204ºC aproximadamente. Es a partir de esa temperatura cuando empieza a desprender humo y las moléculas de grasa comienzan a descomponerse, creando compuestos dañinos. El punto de humo es un indicador claro de cuán sano es un aceite para cocinar. Por regla general, cuanto más refinado es, mayor es su punto de humo.
  • Es muy versátil: al poder servirse tanto frío como calentado y tener un sabor muy suave que no resta sabor al resto de alimentos, se puede usar en una amplia variedad de platos. Por ejemplo, en aderezos para ensaladas, salsas y para hornear.
  • Barato y accesible: su precio que es muy inferior al del aceite de oliva y su presencia en la mayoría de tiendas de alimentación son factores decisores de compra para sus consumidores. Esto sin duda es otro indicador que su calidad es inferior, al del AOVE por ejemplo, ya que su vida útil es más larga por lo refinado que es.

Como has podido comprobar, las potenciales ventajas que presenta no compensan sus posibles efectos negativos para la salud. Por eso, conviene optar por otros aceite más saludables. Sigue leyendo porque te decimos cuáles son más beneficiosos para tu salud.

Aún así, si deseas conocer dónde comprar aceite de canola o colza lo puedes hacer en grandes superficies como Carrefour, Mercadona y Costco u online en Amazon.

¿Qué aceite utilizo para reemplazar al aceite de colza o canola?

Mientras se lleva a cabo una investigación más extensa sobre el efecto del aceite de canola sobre la salud, conviene elegir otros óleos. Aceites cuyo impacto positivo ha sido más que respaldado por la ciencia.

Si buscas un aceite para cocinar, como por ejemplar saltear o sofreír, elige cualquiera de los siguientes aceites:

Ahora bien, si buscas un aceite para servir en frío puedes probar el aceite de:

Conclusión sobre tomar aceite de colza o canola

Los hallazgos científicos realizados hasta la fecha son contradictorios e inconsistentes sobre su beneficio para la salud.

Si bien algunos estudios (patrocinados) lo relacionan con una mejor salud, muchos sugieren que causa inflamación y daña la memoria y el corazón.

Hasta que se hayan realizado investigaciones en una población más grande y de mejor calidad, es conveniente elegir otros aceites que hayan demostrado ser saludables, como el aceite de oliva virgen extra.

Otra opción es obtener las grasas saludables necesarias de otras fuentes como las semillas y frutos secos.

¿Quieres vivir tu mejor día cada día?

Mejora tu relación con la comida para verte y sentirte bien gracias a nuestro exclusivo Asesoramiento Nutricional Personalizado.

¿Piel flácida, con arrugas y manchas? ¡Eso es cosa del pasado!

Encuentra las mejores soluciones con nuestro buscador de cuidado facial Skincare Finder. ¡Es gratis!

¿Buscas mejorar tu estilo de vida?

Suscríbete a nuestra newsletter de salud y bienestar

10% de descuento

Recibe un 10% de descuento en tu primer pedido y nuestros consejos para mejorar tu estilo de vida al suscribirte a nuestra Newsletter.

NOTA DE TRANSPARENCIA: En ocasiones incluimos productos que creemos que son útiles para nuestros lectores. Si compras a través de los enlaces que añadimos, es posible que ganemos una pequeña comisión. Este es nuestro proceso.