¿Eres de los que consumen los alimentos según vienen del supermercado? Quizás no tengas la costumbre de lavar y desinfectar la fruta y verdura, pero te ahorrarías muchos disgustos si lo hicieses.

En este artículo te enseñamos paso a paso la mejor forma de lavar y desinfectar los alimentos con remedios naturales para consumirlos de forma segura. ¡Tu salud es lo primero!

¿Por qué es importante lavar y desinfectar las frutas y verduras para eliminar los pesticidas?

¿Sabes exactamente de dónde vienen los productos que compras en las tiendas de alimentación?

No nos referimos al país de procedencia, sino cómo se ha ido desplazando de un lugar a otro. Es decir, cómo ha llegado de la planta dónde ha crecido hasta tu cocina.

Son muchos los elementos y microorganismos que entran en contacto con los alimentos desde que se cultivan.

Las condiciones del suelo donde ha crecido, el invernadero, el agua de riego, el método de transporte utilizado, etc., pueden afectar a la seguridad del alimento.

Luego hay el tema de los pesticidas. Estos son unos componentes químicos que se utilizan para proteger a la fruta y verdura del ataque de insectos. Sin embargo, son nocivos para el cuerpo humano.

Lógicamente, cuando se ponen los alimentos a la venta no se eliminan los pesticidas empleados.

Aunque en la mayoría de países haya estrictos controles de calidad para garantizar que los productos son seguros para tu consumo, nunca está demás prevenir.

Dejarlos debajo del grifo puede que no sea suficiente para eliminar todos los posibles agentes contaminantes.

De ahí que para evitar posibles infecciones, diarreas o malestares gástricos, no está demás hacer un pequeño esfuerzo en una buena higiene.

Es más, un tercio de las intoxicaciones alimentarias ocurren en casa por una incorrecta y pobre higiene y manipulación.

¿Se pierden nutrientes cuando lavamos la verdura y la fruta?

Cuando lavamos la fruta y verdura, parte de sus nutrientes solubles en agua, como por ejemplo las vitaminas B, se pierden.

Sin embargo, al lavar los alimentos enteros, con piel, la cantidad de vitaminas eliminadas es muy pequeña. Además, el beneficio de quitar los químicos encontrados en la piel supera la desventaja de la perdida de nutrientes.

Es si cortamos la fruta y verdura antes de lavarla cuando se pierden más nutrientes.

También si cocemos los alimentos y tiramos todo el caldo. Todos los nutrientes que han ido soltando las verduras al entrar en cocción permanecen en el agua. Por lo que, recomendamos aprovechar esa agua para seguir disfrutando de sus propiedades.

Muchos fabricantes utilizan encerados y otras sustancias químicas para mejorar el aspecto de sus productos. Así, cuando estén expuestos en el mercado serás más predispuesto a elegirlo ante otras frutas feas.

Para eliminar todos estos patógenos no es sólo suficiente con agua, sino que deben utilizarse otros productos de limpieza específicos (más adelante te contamos cuales). Es aquí, cuando muchos consumidores creen que se pierde calidad.

La realidad es bien distinta. Es la falta de higiene y la mala conservación lo que afecta a la merma de propiedades de los alimentos.

Piénsalo. Si una fresa contaminada está junto a otra en perfectas condiciones, ¿qué crees que le acabará pasando a la fresa sana? Con el paso del tiempo, las que estaban aptas para su consumo también se volverán pochas y habrá que tirarlas.

Mayor concienciación desde la pandemia Covid-19

Cuando se trata de tu salud y la de tu familia, cualquier medida preventiva es poca. Por eso, desde la aparición del coronavirus, más personas han tomado consciencia de desinfectar los envases y alimentos tras entrar en casa.

De hecho, muchas familias aprovechan para desinfectar su comida junto a sus hijos como una actividad en grupo. De esta forma, los más pequeños de la casa aprenden hábitos de limpieza desde bien temprano.

La gran diferencia que ha provocado la pandemia en este aspecto es la siguiente: quienes ni lavaban los alimentos, ahora sí lo hacen. Incluso, hay quienes han creado una zona de cuarentena en su cocina antes de guardar los alimentos en la nevera.

Ahora bien, una cosa es hacerlo y otra muy distinta es saber cómo hacerlo bien. Por ejemplo, según el Instituto Nacional de Toxicología, las consultas relacionadas por intoxicaciones han aumento un 17% desde que empezó la pandemia.

Estas preguntas estaban relacionados con personas que mezclaban lejía con amoniaco o alcohol con friegasuelos.

Por eso, a continuación sabrás cómo lavar y desinfectar correctamente los envases y alimentos en casa.

Cómo desinfectar los envases de los alimentos

Aunque el Ministro de Sanidad no haya creado unas pautas sobre el lavado y la desinfección de los envases, sí ha creado unas recomendaciones higiénicas al llegar a casa de la calle.

Si tienes miedo de contagiarte de coronavirus a través de los productos que compras, estate tranquilo ya que es poco probable.

La principal vía de transmisión de cualquier virus es entre personas. Dicho esto, puede que aún así quieras tomar todas las prevenciones posibles en tu hogar. Estas son las medidas de protección que seguimos tras llegar a casa después de hacer la compra:

  • Lavarse las manos con jabón durante 20 segundos siguiendo las directrices de la OMS.
  • Procuramos utilizar los menos envases y plástico posible. Por eso, solemos hacer la compra con nuestras propias bolsas sostenibles. Aún así, hay productos que contienen su propio envase de plástico. En este caso, sacamos los alimentos de su interior, los guardamos en un recipiente de cristal o tupper y nos deshacemos de su precinto reciclándolo.
  • Cuando se trata de un envase de cristal o latas, las desinfectamos con alcohol de al menos 70º. También puedes hacerlo con un trapo mojado en lejía diluida, poniendo una cucharada de lejía por cada 500ml de agua. Tras desinfectar el tarro o lata, no te olvides de aclararlo con agua.
  • Si el precinto es de papel o cartón, directamente lo reciclamos y desinfectamos su interior. ¿Por qué? Estos materiales se romperán al entran en contacto con el producto desinfectante y puedes poner en riesgo el alimento.
  • Por último, hay que volver a lavarse las manos antes de pasar al siguiente paso.

Cómo se deben lavar las verduras y frutas

Muy bien, ya has desinfectado y te has deshecho de los envases donde venían estas hortalizas y productos perecederos. Es hora de manipular los alimentos para guardarlos de forma segura y evitar contaminaciones cruzadas. Para ello, te aconsejamos seguir las pautas de la FDA:

  • Lavar bien las manos: si acabas de desinfectar los envases, habrás terminado lavándote las manos. Por lo tanto, no es necesario volver hacerlo de nuevo, a no ser que hayas hecho otra actividad o tocado otro objeto mientras tanto. Procura no comer ni tocar cualquier comestible con las manos sucias.
  • Lavar los utensilios de cocina: quizás necesitas un pelador o cuchillo para trabajar. Asegúrate de lavar cualquier objeto y superficie antes de entrar en contacto con los alimentos. En este caso, no se recomienda utilizar ningún producto de limpieza como jabón o hipoclorito sódico para lavar el menaje. Utilizar sólo agua y secarlos con un trapo limpio o papel de cocina es suficiente.
  • Purificar las verduras y frutas enteras: no quieres que ningún patógeno se traslade al interior de las hortalizas. Por ello, conviene siempre lavarlos como pieza entera antes de cortar o pelar su cáscara o piel. Durante dos minutos y con la ayuda de un cepillo, acláralos bien bajo el grifo para retirar cualquier resto de suciedad o tierra. Y sí, también se pueden lavar los plátanos, el aguacate y el mango.
  • Utilizar productos antibacteriales para alimentos: En algunos comestibles, como por ejemplo los níscalos o las fresas, el uso de un cepillo o esponja no es muy práctico. En este caso, conviene utilizar lejía alimentaria o remedios caseros que verás enseguida, junto con papel de cocina húmedo.
  • Retirar las hojas externas: hay ciertos vegetales donde conviene deshacerse de las primeras hojas si notas que tienen muchos restos de suciedad tras haberlos lavado. Algunos ejemplos son la lechuga, el puerro, las alcachofas o la cebolla.

Cómo desinfectar las verduras y frutas

Una vez que todos tus productos han sido lavados, solo queda un último paso antes de guardarlos o cortarlos para su posterior ingesta. El paso final es desinfectar las frutas y verduras por completo.

Existen dos opciones antibacteriales:

  1. Comprar productos industriales
  2. Preparar tus propios productos de limpieza caseros con ingredientes naturales

Ambas soluciones, siempre y cuando se utilicen limpiadores aptos para alimentos, son seguras y cumplen la misma función: disminuir al máximo el riesgo de contagio por bacterias o evitar la toxoplasmosis.

Depende de ti y tus preferencias cuál opción eliges.

Sobre los limpiadores comerciales, los más comunes son el cloro y la lejía apta para alimentos. Así, te garantizas que la lejía no deja residuos en las hortalizas.

¿Qué proporción de cloro o lejía debo utilizar? Para desinfectar frutas y verduras depende del desinfectante utilizado y conviene seguir las instrucciones del fabricante.

Por regla general, basta con poner una cucharada o 10 gotas de cloro por cada litro de agua o, una cucharada de lejía disuelta en 2 litros de agua fría.

¿Prefieres optar por alternativas naturales? Estos son los tres ingredientes naturales más utilizados en la limpieza del hogar:

  • Vinagre: puedes emplear directamente o diluyendo un vaso en un litro de agua. Luego, dejar remojar los alimentos hasta 10 minutos o rociar la mezcla con un espray y después enjuagar.
  • Limón: gracias al ácido cítrico, este potente desinfectante natural es la alternativa perfecta para quienes no soportan el olor a vinagre. Para prepararlo, sigue las mismas instrucciones que con el vinagre. De hecho, se pueden combinar ambos ingredientes para ser diluidos en agua.
  • Bicarbonato: diluye una cucharada sopera de bicarbonato de sodio en un litro de agua y deja los alimentos en remojo como máximo 5 minutos. También sirve para desinfectar las superficies de la cocina y eliminar las manchas de las prendas.

Pero espera, ¿qué pasa con el jabón, no es bueno lavar la fruta con jabón?

Se desaconseja lavar los alimentos con el mismo jabón con el que te lavas las manos o con Fairy.

Estos productos de higiene no tienen demostrada su eficacia para eliminar posibles contaminantes y tampoco son seguros en alimentos. En vez, invierte en cualquiera de las dos opciones anteriores.

Cómo lavar y desinfectar las verduras en el embarazo

Es normal que durante el periodo de gestación de la mujer, se extremen aún más las medidas de seguridad para garantizar un embarazo sin complicaciones.

A lo largo de estos meses, se deberían seguir las mismas pautas de lavado y desinfectado mencionados anteriormente.

De hecho, se aplican los mismo pasos que a cualquier otra persona, pero siendo aún más conscientes durante la preñez.

Si ya sigues una rutina de seguridad alimentaria en tu vida cotidiana, no es necesario realizar ninguna modificación.

En cuanto a los desinfectantes utilizados, lo mismo. Tanto el vinagre como Amukina son seguros durante el embarazo. Si decides usar cualquier otro limpiador comercial revisa antes sus advertencias para ver si es apto para ti o no.

Conclusión sobre lavar y desinfectar la fruta y verdura

En resumen, toda medida de prevención está justificada cuando tu salud está en juego. Aunque al principio puede resultar engorroso, sigue estos sencillos pasos para cuidarte mejor que nunca.

¿Te gustaría cuidar mejor tu alimentación pero necesitas ayuda para hacerlo de forma correcta y segura? ¡No te pierdas nuestros servicios de asesoramiento personalizado y la Master Class de Alimentación Saludable.

Tampoco te olvides de seguirnos en Instagram para recibir muchos más consejos como estos. ¡Hasta pronto!

10% de descuento

Recibe un 10% de descuento en tu primer pedido y nuestros consejos para mejorar tu estilo de vida al suscribirte a nuestra Newsletter.

NOTA DE TRANSPARENCIA: En ocasiones incluimos productos que creemos que son útiles para nuestros lectores. Si compras a través de los enlaces que añadimos, es posible que ganemos una pequeña comisión. Este es nuestro proceso.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo en las redes sociales!
×