¿Crees que tienes calvicie y quieres saber cómo evitar la caída de pelo?

En este completo artículo te explicamos por qué se cae el pelo, cómo prevenirlo y cuáles son los mejores tratamientos según cada causa. ¡Empezamos!

La alopecia: un problema en aumento

Antes de explicar qué produce la caída del cabello, es interesante conocer un par de datos curiosos.

El cabello crece alrededor de 1,25 cm al mes y 15 cm por año. La rapidez con la que crece depende de factores como la edad, la salud, la genética y la dieta.

Por otro lado, de media tenemos en nuestra cabeza 100.000 cabellos y, según la Academia Estadounidense de Dermatología (AAD), es normal que se caigan entre 50 y 100 cada día.

Ésta pérdida es tan pequeña que apenas se nota. De hecho, casi siempre el pelo perdido es reemplazado por otro nuevo que crece más tarde.

Es posible que la caída se acentúe en momentos temporales, como en las estaciones de verano u otoño, y que vaya siendo progresiva con el paso de los años.

Sin embargo, este no siempre es el caso. Puede ocurrir que el pelo empiece a caerse en mayor cantidad o de forma continua. Es más visible en el cuero cabelludo pero también puede afectar a todo el cuerpo.

Resulta complicado saber con exactitud cuántos pelo se caen al día. No obstante, sí que puedes notar como pierdes más cantidad tras lavarte la cabeza y peinarte.

También al tocarte zonas del cuero cabelludo despobladas o notar el cabello más débil y fino.

Si éste es tu caso, házselo saber a tu médico para identificar la causa del problema y valorar cuál es el mejor tratamiento posible.

De hecho, la calvicie es un problema que cada vez está más extendido, que incluso puede ocurrir en niños y adolescentes.

La AAD estima que 80 millones de hombres y mujeres en Estados Unidos tienen alopecia. Pero hay más.

Según un estudio de Trip Advisor Japón en 2011, la República Checa era el país con más calvos del mundo (42.79%), seguido de España (42.60%), Alemania (41.24%) y Francia (39.10%).

Y es que aproximadamente la mitad de los hombres sufren la pérdida de cabello a los 40 años por condiciones hereditarias como la alopecia androgénica. Asimismo, más de la mitad de las mujeres experimentan pérdida genética del cabello antes de cumplir 70 años.

¿A qué se debe que la caída del pelo sea un problema en aumento y por qué afecta sobre todo a los países occidentales? ¡Conozcamos sus causas!

¿Por qué se cae el pelo?

Quizás te hayas preguntado: ¿por qué se me cae mucho el pelo? o, ¿cómo saber si tengo alopecia?

Son dos reflexiones muy comunes en aquellas personas que notan como van perdiendo cabello más rápido de lo normal.

Pues bien, la principal causa de la pérdida de cabello es genética, tanto en hombres como en mujeres.

En otras palabras, si tus padres o abuelos son calvos, es muy probable que tú también acabes siendo víctima de la calvicie hereditaria.

Suele empezar en la pubertad y ser más severo en hombres que en mujeres.

En los varones, después de la genética, la causa más común de calvicie masculina es la alopecia androgénica, siendo progresiva según se cumplen años.

En el sexo femenino puede verse afectado de forma temporal por estrés o cambios hormonales como el embarazo, parto, suspender el uso de píldoras anticonceptivas o menopausia.

Luego, los eventos traumáticos, la adopción de hábitos de vida poco saludables, incluso la contaminación también ocasionan el efluvio telógeno agudo o crónico.

El efluvio telógeno es una alteración del ciclo de crecimiento del cabello que supone su caída abrupta, pero que, por suerte, es reversible.

Algunos ejemplos de las causas emocionales o choques físicos más notables son:

  • La pérdida de un ser querido.
  • Una bajada de peso extrema.
  • Tener fiebre alta.
  • Los picores de cabeza por una irritación del cuero cabelludo.
  • Seguir una dieta pobre de proteínas, hierro y otros nutrientes que pueden provocar el adelgazamiento del cabello.

Otra razón puede ser usar con frecuencia peinados que ejercen presión sobre los folículos tirando del cabello hacia atrás con mucha fuerza, como las trenzas.

Por desgracia, aún hay más causas que explican la brusca caída de pelo.

¿Qué enfermedades causan la caída del cabello?

Las enfermedades graves o las cirugías también son motivo de perder esa cabellera frondosa. Sin embargo, el cabello suele crecer de nuevo cuando se supera la enfermedad o el tratamiento en cuestión.

Las condiciones médicas que pueden causar la caída del cabello incluyen:

  • Liquen plano pilar: enfermedad cutánea que causa cicatrices en los folículos pilosos.
  • Alopecia areata: una enfermedad autoinmune que ataca los folículos pilosos.
  • Tiña capitis o de la cabeza: infección del cuero cabelludo.
  • Anemia: por tener una deficiencia de hierro.
  • Tiroides.
  • Cáncer de varios tipos.

Por su parte, ciertos medicamentos también pueden ser los responsables. En especial los consumidos para tratar:

  • Cáncer a través de quimioterapia
  • Alta presión sanguínea
  • Artritis
  • Depresión
  • Problemas del corazón

Después, hay personas que padecen tricotilomanía. Un trastorno que implica arrancarse el cabello, sobre todo de la cabeza, las cejas o las pestañas.

Cambiando de tema, ¿es normal la caída del pelo en el embarazo? ¡Veámoslo!

¿Cómo evitar la caída del pelo durante y después del embarazo?

Durante el embarazo y después en el postparto, muchas mujeres notan como su cabello se cae más de lo normal. ¿A qué se debe?

Son varias las razones que explican la pérdida de pelo, tanto en el primer mes o primer trimestre, como después de dar a luz:

  • Cambios del ciclo hormonal: sobre todo en los primeros meses de embarazo, la mujer experimenta un incremento de la hormona progesterona que puede debilitar el cabello. Más tarde, a partir del segundo trimestre, esta hormona sexual se regula con un incremento natural de estrógenos.
  • Deficiencias nutricionales: durante el periodo de gestación es normal precisar una mayor cantidad de ciertos nutrientes. No brindarle al cuerpo los nutrientes necesarios puede suponer un riesgo de salud y alteraciones de ciertas funciones básicas como aquella responsable del crecimiento capilar. Uno de los problemas más comunes durante el embarazo o el periodo de lactancia es tener el ácido fólico bajo, que también puede conllevar a la caída de pelo.

Más allá de estas dos principales razones, se encuentra el agotamiento físico, el estrés o ansiedad, falta de sueño persistente o incluso la edad.

Todos estos factores y cambios hormonales pueden ocurrir, e incluso acentuarse, en la menopausia.

¿Masturbarse provoca la caída del cabello?

Al tratarse de un tema tabú, la masturbación invita a la aparición de múltiples mitos. Que provoca ceguera, infertilidad, dolencia física o la pérdida de pelo son solamente algunos de ellos.

Lo cierto es que no hay evidencia científica que avale semejantes afirmaciones.

No obstante, sí es verdad que se le atribuyen varios riesgos con potencial de convertirse en un problema si:

  • Interfiere en tu vida personal o la relación con tu pareja.
  • Causa un sentimiento de culpa profundo.
  • Provoca lesiones físicas en el aparato reproductor, como hinchazón o disminución de la sensibilidad sexual, por ser muy intenso con un mismo.

Aún así, también hay varios beneficios de masturbarse como:

  • Reducir el estrés: al sentir alivio por experimentar placer sexual sin riesgos como quedarse embarazada o recibir infecciones de transmisión sexual. También puede ayudar a conciliar mejor el sueño.
  • Mejorar la salud física: porque los orgasmos, ya sean logrados solos o en pareja, apoyan y fortalecen los sistemas circulatorio, nervioso y muscular de los genitales, tanto en hombres como en mujeres. En el caso de los varones, además pueden ayudar a mantener los espermatozoides y el semen sanos. De hecho, la eyaculación frecuente puede reducir el riesgo de desarrollar cáncer de próstata.
  • Comprender tu propio cuerpo: la masturbación puede ayudar a comprender mejor las sensaciones sexuales y lo que le da placer a cada uno. Es más, las mujeres que empiezan a masturbarse temprano pueden tener más probabilidades de tener experiencias sexuales positivas cuando son adultas y una imagen personal más sana.

¿Y qué pasa con la pérdida de pelo? No es verdad que la masturbación provoque alopecia.

Muchas de las personas que lo piensan se basan en que el cuerpo pierde proteínas con cada eyaculación que podrían ser utilizadas para hacer crecer el cabello.

Sí, es verdad que el semen es rico en proteínas, alrededor de 5.04 g de proteína por cada 100 ml. Pero, una eyaculación contiene entre 3.3 y 3.7 ml de semen, una cantidad muy pequeña.

Luego, están quienes piensan que masturbarse aumenta la testosterona y los niveles de dihidrotestosterona (DHT). La DHT es una hormona que se ha relacionado con la caída del cabello.

No obstante, este estudio demostró como los hombres adultos aumentaron sus niveles de testosterona después de abstenerse de la masturbación durante 3 semanas.

En otras palabras, las personas que deciden no eyacular pueden notar como sus niveles de testosterona aumentan. Y, de todos modos, no se ha demostrado como la masturbación aumenta los niveles de DHT.

¿Qué hacer cuando se te cae el pelo?

¿Notas que la ducha o el lavabo se llenan de pelo cuando te lo limpias? O, ¿cómo al secarlo, parte de tu melena frondosa queda en tu mano? Ambos escenarios reflejan que hay algo que no va bien.

Existen infinidad de remedios naturales o soluciones definitivas que afirman solucionar este problema de raíz.

Lo importante es entender primero la situación y después saber qué acciones llevar a cabo. Nos explicamos.

¿La caída es puntual o persistente? Si es puntual, puede que se deba a un factor detonante en tu estilo de vida. La buena noticia es que al reemplazarlo o eliminarlo, la caída puede ser frenada.

Ya sea por estrés, una alimentación poco saludable o cambios hormonales, en este artículo sabrás como poner solución a cada caso en particular.

No obstante, si la pérdida de pelo es continua y va en aumento, procura visitar a un médico o dermatólogo cuanto antes. Es posible que se deba a una causa subyacente que tenga que ser diagnosticada.

¿Cómo se diagnostica la caída del cabello?

Tras acudir a su médico de familia o dermatólogo, debido a una pérdida de cabello persistente, se intentará identificar qué provoca dicha anomalía.

Por lo general, los profesionales sanitarios realizarán una serie de pruebas médicas. Analizaran tu historial médico para tratar de entender la causa subyacente o si simplemente es un proceso de envejecimiento natural.

Esta situación puede implicar un cambio de hábitos, de medicamentos recetados o exámenes más complejos, como puede ser el caso de una biopsia.

La biopsia consiste en extraer una pequeña parte del cuero cabelludo para determinar si se debe a una enfermedad autoinmune o de la piel.

De cualquier modo, no es fácil identificar un diagnóstico claro y puede requerir de bastantes pruebas y tiempo hasta dar con la raíz del problema.

Sea como fuera, hay varias acciones diarias que puedes realizar si quieres saber cómo frenar la caída de pelo. ¡Estas son!

¿Cómo prevenir la caída del cabello?

En caso de que te preguntes cómo detener la caída del cabello o qué es bueno para la caída de pelo, tanto en hombres, mujeres como en niños o adolescentes, sigue estos consejos estéticos simples:

  • Evita los peinados ajustados: estos estilos como coletas, trenzas o moños ejercen demasiada presión y dañan los folículos pilosos.
  • Limita el uso de las herramientas de calor: como secadores, rizadores o planchas para el pelo. Si aún así deseas utilizarlos, procura hacerlo sólo cuando el cabello esté seco y a la más baja intensidad disponible.
  • Revisa tus productos capilares: es posible que los productos que actualmente usas contengan tóxicos que perjudiquen aún más su estado, como ammonium lauryl sulfate o sodium lauryl sulfate. O bien, puede que utilices productos colorantes o tintes para querer cambiar su color. Te recomendamos dejar de lado estos productos durante un tiempo y elegir en cambio un champú natural antiedad.
  • Elige estilos naturales: ciertos tratamientos capilares de belleza, como la permanente, los baños de color o las mechas, pueden ser muy agresivos para tu melena, lo que a la larga acelere su caída. Si quieres teñirte el cabello, elige un tono que esté dentro de los tres tonos de tu color natural. Pide a tu estilista tintes orgánicos u otros que no contengan amoníaco, peróxido o parafenilendiamina (PPD).
  • Cambia la forma en la que te lavas el pelo: evita exponer la piel al agua muy caliente o muy fría. También, es importante la frecuencia con la que te lavas el cabello y cómo lo haces. A menos que tengas el cabello muy graso, es aconsejable lavárselo cada tres días. Luego, aplica el shampoo en la parte trasera del cabello y ve distribuyéndolo hacia los lados y hacia arriba con la palma de la mano.
  • Acuérdate de acondicionar: acondicionar después del champú es un paso importante para mantener el cabello suave, brillante y manejable. Aplica el acondicionador de forma uniforme por toda la superficie y déjalo actuar de 2 a 3 minutos antes de aclarar.
  • Seca el pelo con cuidado: tras haberte lavado el pelo y con la ayuda de una toalla, da pequeñas palmaditas hasta que el pelo deje de estar húmedo. Por consiguiente, evita frotarlo, tirar de él o torcerlo de forma agresiva. Además, siempre que puedas, déjalo secar al natural.
  • Corta el pelo con frecuencia: normalmente cada 10 a 12 semanas, para mantener el cabello sano y evitar las puntas abiertas.
  • Date masajes capilares: masajearte el cuero cabelludo cuatro minutos al día promueve el crecimiento del cabello y aumenta la circulación sanguínea.

Cambiar tu rutina de cuidado capilar no lo es todo para prevenir la caída de pelo por estrés, nervios, ansiedad o cansancio. También es importante seguir una dieta equilibrada y rica en alimentos frescos y de temporada.

Por ejemplo, la dieta mediterránea puede reducir el riesgo de alopecia androgénica o retrasar su aparición.

Pide YA tu Guía Nutricional Personalizada Gratuita si necesitas ayuda para saber cómo hacerlo o ¡Sigue leyendo!

¿Qué comer para evitar la caída de pelo?

Es posible que si empiezas a notar como tu cabello se va debilitando y cayendo es por una deficiencia nutricional.

Por eso, vemos conveniente compartir contigo cuáles son los alimentos que promueven el crecimiento del cabello. Del mismo modo saber qué vitamina me falta si se me cae el pelo:

Proteína

Los folículos pilosos están formados sobre todo por queratina. En un estudio, los sujetos que perdían pelo tenían varias deficiencias nutricionales, incluidos los aminoácidos que contribuyen a la formación de proteínas.

A pesar de necesitarse más análisis, una dieta rica en proteínas puede ayudar a prevenir la caída del cabello.

Asegúrate de consumir huevos, frutos secos, judías, guisantes, pescado, productos lácteos bajos en grasa, pollo y pavo.

Vitamina A

La vitamina A contiene retinoides, que aumentan la tasa de crecimiento del cabello. Además, este micronutriente puede ayudar a producir sebo, mantener el cuero cabelludo más saludable y ser capaz de retener más cabello.

La batata o boniato, las zanahorias, el pimentón, el mango y las espinacas son algunos de los alimentos ricos en vitamina A.

Vitaminas del grupo B

Aunque es difícil tener deficiencias graves en este grupo de micronutrientes, por encontrarse en una amplia variedad de alimentos, una falta de estas vitaminas se relaciona con la caída del cabello en humanos.

Lo cierto es que las vitaminas B realizan importantes procesos en el crecimiento capilar. Entre otros, la creación de glóbulos rojos, que transportan oxígeno y nutrientes al cuero cabelludo y los folículos pilosos.

Por eso, asegúrate de incluir en tu dieta cereales integrales, pescado, marisco, carne, verduras de hoja verde oscura y almendras, al ser fuentes de estas vitaminas.

Vitamina C

La vitamina C es un poderoso antioxidante que ayuda a proteger contra el estrés oxidativo causado por los radicales libres.

Los radicales libres pueden interferir en el crecimiento y hacer que el cabello envejezca prematuramente.

Es más, cuerpo necesita vitamina C para crear colágeno y absorber el hierro.

Las fresas, el pimiento rojo, la guayaba y los cítricos son buenas fuentes de vitamina C.

Vitamina D

La vitamina D contribuye a la producción de cabello y niveles bajos de este nutriente están relacionados con la alopecia.

La realidad es que la mayoría de las personas no obtiene suficiente vitamina D. Por eso, procura tomar el sol al menos 15 minutos al día e incluye en tu dieta alimentos ricos en vitamina D como el pescado azul, algunos hongos o el aceite de hígado de bacalao.

Vitamina E

Al igual que la vitamina C, la vitamina E es un antioxidante que puede ayudar a prevenir el estrés oxidativo.

En un estudio, los sujetos que habían perdido cabello aumentaron en un 34,5% su crecimiento del cabello tras tomar suplementos con vitamina E durante 8 meses. En cambio, el grupo de placebo solo aumentó en un 0,1%.

Las semillas de girasol, las almendras, las espinacas y los aguacates son buenas fuentes de vitamina E.

Hierro

El hierro ayuda a los glóbulos rojos a transportar oxígeno a las células para favorecer el crecimiento del cabello.

La deficiencia de hierro, que causa anemia, es una de las principales causas de caída del cabello, sobre todo en mujeres.

Algunos de los alimentos más ricos en hierro son almejas, ostras, huevos, carnes rojas y lentejas.

Zinc

El zinc es clave en el crecimiento y la reparación del tejido capilar, así como ayuda a que las glándulas sebáceas alrededor de los folículos funcionen bien.

La caída del cabello es un síntoma común de la deficiencia de zinc que se puede revertir al tomar suplementos con zinc.

Pero ¡ojo! Puede darse el caso que tomar demasiado zinc también contribuya a la caída del cabello.

De ahí que lo mejor sea obtenerlo sobre todo de alimentos con alto contenido de zinc como ostras, carne de ternera, gambas, germen de trigo, semillas de calabaza y lentejas.

¿Cuáles son las mejores vitaminas para evitar la caída de pelo?

En ciertas situaciones no es suficiente con incluir alimentos que promueven la salud capilar, sino que es necesario complementar la dieta con unos suplementos alimenticios.

A continuación te contamos qué pastillas tomar para frenar la caída de cabello y ayudar a que vuelva a crecer:

  • Multivitamínicos: las investigaciones apuntan como las vitaminas A, B, C y D y los minerales hierro, selenio y zinc contribuyen al crecimiento y retención del cabello. En vez de consumir cápsulas de cada nutriente por separado, elige un multivitaminas que incluya justo lo que necesitas.
  • Vitamina D: el déficit de vitamina D está asociado con la alopecia no provocada por cicatrices. Suplir esta deficiencia puede ayudar a que el pelo vuelva a crecer. Habla con tu médico sobre la posibilidad de tomar de 800 a 1000 UI al día que podrás encontrar en Solgar, Focus o Solaray.
  • Biotina: la biotina, también llamada vitamina H, B7 o B8, participa en la síntesis de ácidos grasos en el cuerpo. Este proceso es esencial para el ciclo de vida del cabello y puede que sufras pérdida de cabello por su deficiencia. Valora con tu médico sobre tomar de tres a cinco miligramos al día de:
  • Ginseng: el ginseng contiene ciertos fitoquímicos que pueden promover el crecimiento del cabello en el cuero cabelludo. Te recomendamos este suplemento antiedad que además de ginseng aporta energía y vitalidad.

¿Cuál es el mejor tratamiento capilar para la caída del cabello?

Aparte de los suplementos alimenticios, hay otras dos principales formas de tratar la calvicie: con medicamentos y procedimientos médicos.

Medicamentos para la caída del cabello

Tanto recetados o de venta libre, como vía oral o tópica a base de geles o cremas. Estos fármacos suelen incluir al menos uno de estos ingredientes:

  • Corticosteroides: imitan las hormonas producidas por las glándulas suprarrenales para reducir la inflamación y suprimir el sistema inmunológico, sobre todo en quienes padecen alopecia areata. Los efectos secundarios más destacados de estos medicamentos, como Prednisona, son: elevación del azúcar en sangre, presión arterial más alta, retención de líquidos e hinchazón en la parte inferior de las piernas, cataratas y glaucoma (un conjunto de enfermedades oculares que pueden provocar daños en el nervio óptico y pérdida de la visión). También puede provocar infecciones, pérdida de calcio de los huesos, piel fina y fácil formación de moretones, ronquera y dolor de garganta.
  • Minoxidil o Rogaine: es una solución cutánea que, según la Mayo Clinic, funciona para alrededor de dos tercios de las mujeres que la prueban. Los efectos secundarios del minoxidil incluyen irritación del cuero cabelludo, aparición de acné y crecimiento del cabello en áreas adyacentes, como la frente o la cara. Otros efectos secundarios más graves son latidos cardíacos irregulares y visión borrosa.
  • Finasterida o Propecia: es una píldora recetada que puede ayudar a retrasar la caída del cabello y promover un nuevo crecimiento. Está aprobado para hombres y funciona mejor para hombres menores de 60 años. Las mujeres que están o que pueden quedar embarazadas deben evitar este medicamento. Sus posibles efectos secundarios son la disminución del deseo sexual y deterioro de la función sexual. También, según la Clínica Mayo puede haber una relación entre el uso de finasterida y cáncer de próstata.
  • Fenilefrina: estimula la contracción de los músculos del folículo y hace que sea más difícil arrancar los pelos durante el cepillado o peinado.

Por favor, obtén la aprobación de un doctor o farmacéutico facultativo antes de utilizar uno de los medicamentos descritos. Lee atentamente las indicaciones de uso e interrumpe su aplicación en caso de tener efectos adversos.

Tratamientos médicos y estéticos para la alopecia

En ocasiones, los fármacos no son suficientes para detener la caída del cabello. Existen varios tratamientos médicos o estéticos y procedimientos quirúrgicos para tratar la calvicie. Algunos de los más comunes, de menos a más costoso, son:

  • Terapia con láser de baja intensidad: puede ayudar a mejorar la densidad del cabello en personas con pérdida genética de cabello y a causa de la quimioterapia. Es también conocida como terapia de luz roja por el color de la luz que estimula las células madre epidérmicas. Los tratamiento láser mejor valorados son:
  • Inyección de plasma rico en plaquetas: ayuda a estimular el crecimiento en áreas ya afectadas por la caída del cabello. La sangre se pasa por una centrífuga para separar las plaquetas y luego se inyecta en el cuero cabelludo. Según este análisis, quienes lo probaron vieron como después de cuatro sesiones las áreas de adelgazamiento habían crecido un 30%.
  • Cirugía de trasplante de cabello: consiste en situar en las partes calvas del cuero cabelludo pequeños tapones de piel. Suele resultar efectivo en las personas con calvicie hereditaria, ya que normalmente pierden cabello en la parte superior de la cabeza. Al ser la pérdida progresiva, es normal tener que someterse a múltiples cirugías a lo largo del tiempo.
  • Reducción del cuero cabelludo: consiste en la extirpación de parte del cuero cabelludo que carece de cabello para reemplazar por otra que sí que lo tiene. Otra opción es doblar el cuero cabelludo que tiene cabello sobre un parche de calvicie, lo que se conoce como un colgajo. Estos remedios quirúrgicos para la calvicie son muy caros y conllevan riesgos como infecciones, sangrado, cicatrices y crecimiento irregular del cabello. También, se corre el riesgo que el injerto no se adhiera y haya que repetir la cirugía.

Tratamientos capilares

Una tercera opción mucho más asequible, muy efectiva y que puedes hacer cómodamente en casa de forma no invasiva es optar por un innovador tratamiento capilar antiedad como éste.

Sus resultados han sido avalados científicamente para, entre otros, aumentar el volumen del cabello en un 107% y su espesor en un 67% en tan solo 6 meses.

¡Conoce AHORA cómo conseguir un cabello fortalecido y de aspecto más sano!

Conclusión sobre cómo evitar la caída de pelo

Procura pedir cita con tu médico si notas como tu cabello se cae de forma repentina o abrupta.

Para algunas enfermedades, como los problemas de tiroides, anemia o cáncer, los remedios caseros no son suficientes y requieren un tratamiento específico.

Por otro lado, pon todo de tu parte para mejorar tu estilo de vida y ten paciencia. Es normal que un tratamiento capilar requiera entre seis y doce meses en ver resultados.

Además, lo que comes puede tener un impacto enorme en tu salud capilar.

La falta de los nutrientes adecuados, incluidas las vitaminas A, B, C, D y E, zinc, hierro, proteínas y ácidos grasos esenciales, puede ralentizar el crecimiento del cabello o incluso provocar su caída.

Por suerte, aprender a alimentarse bien para corregir una deficiencia en cualquiera de estos nutrientes puede ayudar a tratar la caída del cabello y promover su crecimiento.

Y ahora, no te vayas antes de aprender a cómo fortalecer y hacer crecer las pestañas.

¿Quieres vivir tu mejor día cada día?

Mejora tu relación con la comida para verte y sentirte bien gracias a nuestro exclusivo Asesoramiento Nutricional Personalizado.

¿Piel flácida, con arrugas y manchas? ¡Eso es cosa del pasado!

Encuentra las mejores soluciones con nuestro buscador de cuidado facial Skincare Finder. ¡Es gratis!

¿Buscas mejorar tu estilo de vida?

Suscríbete a nuestra newsletter de salud y bienestar

10% de descuento

Recibe un 10% de descuento en tu primer pedido y nuestros consejos para mejorar tu estilo de vida al suscribirte a nuestra Newsletter.

NOTA DE TRANSPARENCIA: En ocasiones incluimos productos que creemos que son útiles para nuestros lectores. Si compras a través de los enlaces que añadimos, es posible que ganemos una pequeña comisión. Este es nuestro proceso.